El porqué Cristiano dijo que no quería renovar con el Real Madrid

Última actualización
Getty Images


LA INTRAHISTORIA

El Real Madrid está en crisis. Lo dicen los últimos resultados. Y lo dice también el gesto de quienes en Wembley comparecieron ante los medios para dar explicaciones: Nacho Fernández, Zinedine Zidane, Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo. El ‘7’ apenas se deja escuchar por zona mixta. Tan sólo en ocasiones contadas y por motivos especiales. El miércoles los había. Y además de Sergio Ramos, esta vez el también capitán blanco quiso salir a dar la cara y explicar a su afición qué sucede en ese equipo. Era necesario. Y el luso, como siempre, habló muy claro. Sin morderse la lengua. 

Así cambió la efectividad de Zidane en el Real Madrid

“No hay crisis ni aunque perdamos 5 partidos”; “La gente olvida muy rápido”; “Volveremos. El Real Madrid acaba ganando casi siempre”; “No tenemos peor plantilla, pero sí menos experimentada”; “Estoy súper tranquilo con mi racha goleadora. Ahí están mis números. Pones en Google 'Cristiano goles' y te salen todos”. Merece la pena escuchar con atención sus reflexiones sobre la crisis blanca. Eso sí, a la vez que habló del estado de excepción del club blanco, también fue preguntado sobre su situación contractual. Y aquí saltó una respuesta que pudo sorprender a algunos: “No deseo renovar con el Real Madrid. Estoy muy contento con mi contrato”. Literal.

A primera vista, cualquiera podría pensar que Ronaldo está anunciando algún malestar con el Real Madrid. Quién sabe si incluso abriendo la puerta a una salida próxima. La bronca previa al divorcio. Al fin y al cabo, en verano ya se filtró desde Portugal que quería dejar España tras ser investigado por fraude fiscal. Sin embargo, no obedeció a ningún pulso velado contra el club blanco. Más bien todo lo contrario. Desde que el pasado verano saltaran las alarmas con una posible salida del luso, las aguas se han calmado. No tanto como las de una pila parroquial, seguramente. Pero desde luego que las aguas ya no están bravas para como una prueba de descenso tampoco. Y estas declaraciones parecen correr en ese sentido.

Cristiano Ronaldo Real Madrid

Ya hace un mes, también después de un partido de Champions League, Cristiano vino a renegar de aquellas filtraciones en Portugal. Entonces puso el foco en los medios, la clásica del mensajero, agarrándose a que efectivamente nada salió literalmente de su boca. Un poco de paz. Y ahora, cuando dice que no quiere renovar con el Real Madrid, suena también a desmentido oficial ante una de las muchas teorías que circularon por los mentideros madridistas en verano, y que decía que un nuevo contrato al alza podría servir al luso para cubrir la hipotética sanción de Hacienda si su caso por fraude seguía adelante. Como ha sucedido, velada o públicamente, en otros clubes. Era lógico pensar en esa posibilidad. Ronaldo dijo ayer que no. Que ya estaba contento con su contrato. Un poco más de paz.

Por otra parte, no es menos cierto que el ‘7’ renovó su contrato con el Real Madrid hace tan sólo un año. En un acto con toda la pompa que requería la ocasión. Y en el club blanco no funcionan desde hace mucho tiempo las llamadas a renovaciones si llegan a destiempo. En la planta noble no faltan los guiños y reconocimientos contractuales, incluso por iniciativa propia, pero todos ellos en el momento preciso y con las formas adecuadas. Y justo esta temporada no es su turno aún. Y justo después de confirmar en Wembley la mayor crisis deportiva en mucho tiempo, tampoco es el mejor día precisamente para reclamar nada. Eso también lo sabe bien Cristiano Ronaldo.

Así las cosas, la pública renuncia del ‘7’ a renovar con el Real Madrid no suena tanto a un distanciamiento con el club, sino más bien a un acercamiento. Suena a un guiño más después de todo un verano en silencio, dejando que los rumores llegados desde Portugal hiciesen mella en el imaginario madridista. Suena a que los intereses entre club y jugador vuelven a estar acoplados. En armonía. Como todos pensaban que estaba antes de esa chocante portada de un periódico lisboeta el pasado verano.