El dramatismo de Real Madrid sólo matará al fútbol

Comentarios()
Getty
Tras perder ante Levante, en el Santiago Bernabéu, los futbolistas blancos resaltaron la palabra “muerte” para defender el trabajo de Lopetegui.

La desproporción de una realidad puede tener efectos contraproducentes. El fútbol no es una guerra, y el futbolista no es el más patriota entre todas las profesiones. Esa atmósfera creada es artificial. Es falsa. Sirve para subir un ego e insertarlo en una burbuja. Hablar de “muerte” o “dejar la vida” parece inadecuado, entendiendo que los verdaderos guerreros que pelean por vivir se encuentran en otros sitios, con menos flashes y menos excesos de autoestimas.

“Estamos con (Julen) Lopetegui a muerte”, afirmó Marcelo, tras los 90 minutos ante Levante. La misma declaración, casi calcada hasta en el tono de voz, la repitieron Dani Ceballos y Lucas Vázquez. Sergio Ramos, el capitán de Real Madrid, manifestó que “el equipo se dejó el alma”, a pesar de que, según se comprobó, toda la plantilla madridista salió caminando del estadio y no hubo que lamentarse por almas perdidas.

El dramatismo que se incorpora en el lenguaje del jugador es, al cabo, nocivo hasta contra el propio protagonista. En definitiva, se trata de hablar más con los pies. Es fútbol, no son “batallas”. Como se les enseña a las niñas y a los niños, es un deporte en el que se puede ganar, empatar o perder...

Cerrar