Noticias En vivo
Barcelona

El doblete del Real Madrid debe ejercer de motivación del Barcelona

07:20 ART 6/6/17
Gareth Bale Lionel Messi Real Madrid Barcelona LaLiga 23042017
El cuadro barcelonista exigió durante años lo mejor a un Real Madrid que se ha puesto a la altura; es momento de dar un paso al frente.


EDITORIAL

Otro equipo hubiera sucumbido en la era de Leo Messi pero el Real Madrid no. Desde que el rosarino debutara con el primer equipo del Barcelona aquel lejano 16 de octubre de 2004 frente al Espanyol el club barcelonista ha sumado treinta títulos, más del doble que el cuadro blanco, que no obstante acaba de adjudicarse el doblete de forma intachable, aplastando a la Juventus en la final de la Champions League y dejando sin opción al Barcelona en la Liga, de la que se despidió en La Rosaleda a pesar de que en el Santiago Bernabéu demostrara que sí se puede vencer a este Real Madrid.

La 'realmadridización' del Barcelona

Este es el sentir de muchos barcelonistas, de hecho, porque con jugadores como Messi todo es posible. El rosarino es irrepetible y hay que aprovechar los buenos momentos cuando se dan. Es harto improbable volver a ver a un jugador que aúne el talento y la efectividad como lo hace el menudo mediapunta. Mucho más que no se haya pagado precio de traspaso alguno por él y haya mamado los conceptos del juego barcelonista de su más tierna infancia. Él fue la guinda al Barcelona superlativo de Pep Guardiola y Francesc 'Tito' Vilanova, el que dejó al mundo entero con la boca abierta.

Pero el Real Madrid supo plantar cara y armó un equipo de notoria ascendencia barcelonista de la mano de jugones como Luka Modric, Toni Kroos e Isco Alarcón en la media, amén de su propio fuera de serie en ataque, Cristiano Ronaldo. El Barcelona, en cambio, ha sucumbido en su intento de convertirse en el Real Madrid, por lo menos en cuanto a ambición. De todas formas, desde el debut de Messi, entre el palmarés de uno y de otro club hay un salto importante por mucho que los blancos hayan sabido responder al mejor Barcelona de la historia por títulos y por juego.

Es evidente que el Barcelona de Messi ha ganado mucho más que el Real Madrid durante estas trece temporadas del rosarino en activo. También lo es que donde los blancos se esforzaron para casar -con éxito- los fichajes galácticos con una magnífica hornada de jóvenes valores de la casa y de fuera, el Barcelona se ha quedado atrás en la carrera, pensando quizá que el fútbol de Andrés Iniesta duraría para siempre y no es así. El modelo del Barcelona sigue ahí aunque no haya en el Camp Nou demasiados futbolistas capaces de ejecutarlo a pesar de que el verano pasado Josep Maria Bartomeu se gastó cuatro veces más que Florentino Pérez en reforzarse.

Y así, se han invertido las tornas. El Barcelona que le exigió el máximo al Real Madrid ha acabado por convertir a los blancos en la referencia en Europa. Ahora es el momento de que el éxito del Real Madrid -en los últimos cuatro años solo el triplete de Luis Enrique Martínez en 2015 evitó una era blanca similar a la de los sesenta en el Viejo Continente- sirva de motivación al club azulgrana en todas sus dimensiones. Empezando por los fichajes y acabando con la altísima exigencia que implica vestir una de estas dos camisetas. Semejante competitividad entre ambos debe servir para volver a ver un Barcelona a la altura del reto en el que los blancos han estado sobradamente a la altura.