Noticias En vivo
Copa del Mundo

Entre la obstinación y la inseguridad

11:53 ART 16/6/18
Wilfredo Willy Caballero Argentina Islandia Iceland World Cup 16062018
Sampaoli expuso a Willy Caballero y sacó a Biglia a los 54. El empate contra Islandia huele a frustración y, seguramente, también huele a cambios.

El entrenador de la Selección quiere y quiso siempre que su arquero tenga criterio y buen dominio del juego con los pies. No puede ser un complemento, debe ser una característica elemental, una virtud distintiva en el 1 argentino. Por eso, además de su experiencia y "roce europeo" -intangibles-, le ganó el duelo a un Franco Armani cuyo presente exigía titularidad.

Pedía titularidad porque en los últimos seis meses dio más sensación de seguridad que Batman en Ciudad Gótica. Pero también se imponía como el ideal por su cualidad de “arquero salvador” (como Halldórsson, verdugo de Messi), imbatible, pese a no tener ese "roce europeo" y, ni siquiera, ese “roce de Selección”, hablando de intangibles.

"Juega sin confianza, pone las palmas de las manos y da rebote siempre", nos decía ayer un colega inglés, más habituado a ver de cerca el poco rodaje de Willy en Chelsea.  

El buen papel de Caballero en el amistoso contra Italia fue determinante para Sampaoli; no así el 1-6 con España. La obstinación del DT no se trata de apellidos sino de idealismos. Hay que construir a partir de la tenencia y, para no resignar esa tenencia, el inicio de la jugada parte de los pies del arquero y sigue en un defensor.

Claro que para ponerlo en práctica se requieren de los intérpretes adecuados. Como Argentina no los tiene, lo intenta remediar, hace meses, con entrenamiento. Como no tuvo el suficiente porque no hay tiempo de trabajar con el grupo, etc., exprimió la etapa previa al Mundial con ejercicios puntuales para sistematizar que sus arqueros puedan jugar naturalmente con los pies.      

Sampaoli eligió confiar obstinadamente en Caballero y, en vez de hacerlo lucir, lo expuso. Lo expuso porque Rojo tenía el sol de frente para recibir y porque Islandia hace un pressing constante. El gol no llegó en esa jugada a los 9 minutos, pero los rebotes de Willy y la inconsistencia defensiva lo hicieron posible. Finnbogason, que había probado diez minutos antes, tuvo su revancha después de una sinfonía de errores en la defensa Argentina.

También fue la inseguridad la que hizo que jugaran Mascherano y Biglia como doble pivot en vez de apostar por una sociedad mixta con Mascherano o Biglia junto a Banega o Lo Celso. "No creo que Argentina arme su alineación pensando en nosotros", le respondía ayer Hallgrímsson a GOAL en la rueda de prensa. Y quizá tenga razón: lo hizo pensando en sus propias inseguridades más que en el rival. No le costó tan caro: simplemente regalar un cambio a los 54 minutos. 

El empate contra Islandia huele, indudablemente, a frustración y, seguramente, también huele a cambios.