El Barcelona se planta por De Ligt

Comentarios()
Getty Images
Los 20 millones de euros de comisión de Raiola y que el club catalán no quiere pagar son el único escollo que separa al holandés del Camp Nou.


MERCADO

Es un pulso en toda regla el que el Barcelona le está echando a Mino Raiola. El agente de Matthijs De Ligt está pendiente de cobrar una comisión que ronda los veinte millones de euros para que su representado cambie de equipo, algo que el Barcelona, consciente de contar con el interés del jugador y el acuerdo con el Ajax en unos términos parecidos a los de Frenkie De Jong, no quiere dar su brazo a torcer porque entiende que es una cifra abusiva.

El artículo sigue a continuación

Es por ese motivo que está tensando la situación y que sea el propio jugador el que haga presión a su agente para que acepte rebajar sus emolumentos y desbloquee la encrucijada. Porque el club azulgrana no tiene ninguna intención de claudicar en este aspecto por mucho que el Manchester United y el PSG estén haciendo lo imposible para llevarse al holandés.

Mientras, De Ligt solo aparece para decir que valorar cuestiones deportivas, como hizo ayer tras remontar a Inglaterra con un gol suyo. Pero nunca hace el más mínimo amago de desautorizar a Raiola, quien en todo caso está sancionado sin poder intervenir durante la próxima ventana de mercado. El Barcelona, por su parte, se muestra tranquilo a pesar de la insistencia de clubes tan importantes como el PSG, quien anduvo cerca de llevarse a De Jong en invierno hasta que Bartomeu puso sobre la mesa lo que había que poner.

Esta vez no lo hará, básicamente porque considera que el precio de un defensa no puede superar al de un centrocampista de ataque. El acuerdo con el Ajax es muy parecido al de De Jong, igual que el contrato que firmaría De Ligt. La gran diferencia es la comisión de Raiola y eso es algo que no tiene perspectiva alguna de resolverse en el corto plazo. Ni Raiola ni el Barcelona dan muestras de mover su postura lo más mínimo. Mientras, el tiempo pasa y el PSG no pierde la esperanza. Queda todavía mucha película por delante.

Cerrar