Noticias En vivo
Chapecoense

Armani recuerda la tragedia de Chapecoense: "Me pegó muy duro"

17:18 ART 28/11/17
Chapecoense v Atletico Nacional Recopa Sudamericana 03042017
A un año del catastrófico suceso, el arquero de Atlético Nacional confesó que tras el accidente aéreo de la delegación brasileño pasó "cuatro días en los que no paraba de llorar".

Hace exactamente un año, Franco Armani se preparaba como el resto del plantel de Atlético Nacional para afrontar la segunda final internacional del año, luego de que ganarán la Copa Libertadores durante el primer semestre. Sin embargo, unas 48 horas antes de comenzar a dirimir la Sudamericana, la tragedia se cruzó en el destino de su rival.

El avión que trasladaba a Chapecoense hacia Medellín sufrió por estar con el combustible al límite y por presunto exceso de peso y finalmente se estrelló para dejar un saldo de 71 personas fallecidas.

Fue el fin de la fiesta del fútbol por esos días. Las expectativas y el entusiasmo quedaron anulados frente a la fatal noticia. La definición no se disputó, el Verdolaga le cedió el trofeo al club brasileño y el tiempo se encargó de ponerlos frente a frente, meses más tarde, en la Recopa Sudamericana, en lo que fue un evento emotivo y de reconocimientos.

El tiempo pasó, el primer aniversario se cumple este martes y el arquero argentino del equipo colombiano recuerda cómo sufrió el lamentable hecho. "Fue un momento de mucha tristeza porque me dolió muchísimo. Fueron cuatro días que no paraba de llorar, que estaba en mi casa y no quería salir. Me pegó muy duro". confesó Armani en diálogo con el sitio futbolred.com.

Además, el portero se refirió a la charla que tuvo con el padre de uno de los sobrevivientes. "Hablé con el padre de Jakson Follmann. Me contó todo con mucha fortaleza y lo tomé con nostalgia y tristeza. Su hijo tenía esperanzas de vida y sobrevivió. Es un milagro de Dios que tanto él como sus compañeros (Alan Ruschel y Helio Neto) todavía estén. Mi humilde regalo y que me salió del corazón fue entregarle mi camiseta", comentó.

También, el arquero de 31 años se acordó del trabajo psicológico que debió hacer el plantel luego de la tragedia. "Fueron días muy complicados en lo anímico, pero sabíamos que teníamos que terminar la Liga y enfrentar el Mundial de Clubes, entonces el equipo se debía reponer. Fue más de mentalidad positiva dentro del grupo y eso nos sirvió para estar más unidos para encarar lo que seguía. Se trabajó mucho en lo mental para tener fortaleza y también el reconocimiento nuestro hacia ellos nos dio un ánimo importante", reveló.

Por otra parte, el portero de Nacional relató la sensación de tener que afrontar los viajes en torneos internacionales post suceso: "En mi caso, cada vez que nos toca viajar o tenemos partidos afuera, sobre todo los internacionales, se me pasan miles de cosas por la cabeza como la familia y que los clubes tomen conciencia de cómo nosotros viajamos, en qué aerolínea lo hacemos y que al contratar un vuelo chárter sea una empresa seria. Uno ya piensa un montón de cosas".