Historia de la Copa América (1929): la rivalidad de siempre

Argentina le ganó la final a Uruguay, un año después de perder los Juegos Olímpicos y un año antes de perder el Mundial.

Quedaría para siempre. En 1928, un año antes, en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam, Argentina y Uruguay llegaron a la final, pero el oro quedó para la Banda Oriental. Apenas dos años antes, en la anterior edición de la Copa América, todo se había expandido y ya el eje no era tan sólo en Uruguay, Brasil, Argentina y Chile, por eso la Copa se hizo en Perú. Pero la rivalidad se siguió construyendo: porque en 1929, en Buenos Aires, llegaron mano a mano uruguayos y argentinos y todo quedó en manos de los locales. Que todavía no sabían que en 1930 perderían la final del primer mundial de la historia.

Argentina, en esa edición, ganó por cuarta vez la Copa América. Lo hizo tras vencer 2-0 a Uruguay en el viejo estadio de San Lorenzo, con 60 mil personas presentes para ver tremendo encuentro. Aquel equipo le había ganado, primero, a Perú por 3-0 y a Paraguay por 4-1.

En la antigua cancha de River, ubicada en Tagle y Alvear, Uruguay había perdido contra Paraguay por 3-0. Ahí se vio que el equipo estaba con poco hambre de gloria, luego de ganar el oro en los Juegos Olímpicos. Tuvieron revancha: en 1930, ganaron el Mundial, de locales.