Tras casi 15 años, Aimar vuelve a vestir la casaca de River

El Payasito está entre los convocados por Gallardo para el partido ante Central en el Monumental. Su última vez con la banda en el pecho había sido en diciembre de 2000.

Tras 14 años, cinco meses y 14 días, Pablo César Aimar volverá a calzarse la camiseta de River cuando el conjunto de Marcelo Gallardo reciba a Rosario Central en el estadio Monumental, por la fecha 14 del Campeonato de Primera División, lo que genera una gran expectativa en el hincha Millonario que esperará verlo aunque sea unos minutos al Payasito una vez más con la banda roja cruzándole el corazón.

Aimar debutó un 11 de agosto de 1996 en la Primera de River en la derrota por 1-0 ante Colón en el Cementerio de los elefantes. A partir de allí la historia del cordobés es más que conocida. Con la entidad de Núñez ganó cinco títulos locales (Aperturas 1996, 1997, 1999 y Clausuras 1997 y 2000) y uno internacional (Recopa Sudamericana 1997). Jugó dos Mundiales de mayores con el seleccionado argentino de fútbol (Corea-Japón 2002 y Alemania 2006) y ganó el Mundial Sub-20 de Malasia 1997. Después de su paso por River, Aimar vistió las camisetas de Valencia y Zaragoza, Benfica y Johor Football cosechando ocho torneos domésticos (dos con el conjunto Ché, cinco con las Águilas portuguesas y uno con el conjunto malayo) y dos internacionales (la Copa de la UEFA y la Supercopa de Europa con Valencia).

Retomando su primera etapa en River, Aimar anotó su primer gol un 20 de febrero de 1998 justamente ante el rival de este domingo. Aquel día fue el punto de partida para que el enganche comience a escribir su rica historia en este deporte.

En el Torneo Clausura de 1999, el Payasito fue la manija del equipo conducido por Ramón Díaz conformando una de las delanteras más recordadas  del club junto a Javier Saviola y Juan Pablo Ángel. Tras 22 goles en 87 partidos, Aimar le dijo hasta luego al club que lo vio nacer en una derrota como visitante en el Sur del Gran Buenos Aires ante Lanús por 3-2 un 17 de diciembre de 2000.

Una historia de amor recíproco entre el cordobés y el hincha Millonario que luego de 5278 días se volverán a reencontrar para una última gran función juntos que ojalá dure más que un partido.