thumbnail Hola,

Riquelme se prepara con todo para volver, y aunque todavía no entrena a la par de sus compañeros, quiere estar listo para el arranque del campeonato.

Tras la caída del pase de Erbes a Betis, lo cual afectaría la llegada de Diego Perotti al equipo Xeneize, Boca parece destinado a jugársela con lo que tiene. Y ante esta situación, el club dependerá de sus jugadores más experimentados, por eso la preparación de Juan Román Riquelme se vuelve más importante.

El 10, que no juega desde el 24 de noviembre, quiere estar a punto para el 9 de febrero, día del debut de los dirigidos por Bianchi, frente a Newells. Por lo tanto cada vez son más duros los trabajos. Riquelme trabajó velocidad el lunes y el martes, debido a la lluvia, estuvo en el gimnasio y sumó algunos trabajos de kinesiología.

Asimismo, la situación de Erbes es complicada, pues el volante quiere encontrar su lugar en el equipo y al no estar en los planes del técnico, podría buscar más ofertas en Europa, aunque por ahora su destino está en Argentina.

De tal forma, aunque Boca ya haya dado por finalizadas las negociaciones con los españoles “debido a las constantes desprolijidades y cambios de condiciones que el club español manifestó desde que comenzaron las gestiones”, el jugador quiere encontrar un lugar donde tenga ritmo de competencia.

A partir de ello y teniendo en cuenta que el dinero que se iba a recibir por la transferencia ya no será percibido, la llegada de Diego Perotti o de un tercer refuerzo, parece estar cada vez más complicada, pues no se tendría dinero para pagar su llegada y la idea era que a partir de lo de Erbes se diseñara un nuevo contrato.

Por el momento, ‘Pichi’ volvió a entrenarse con normalidad y en el comunicado publicado por la web oficial del club, se resaltó el apoyo hacia él, mientras que se atacó fuertemente el comportamiento de la entidad española, que por preferencia de su nuevo entrenador, buscaría un volante con mayor altura.

Artículos relacionados