#HistoriasDeLaCopa: ¿el escándalo más grave de todos?

Durante la vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores 2004, ambos equipos protagonizaron un vergonzoso episodio.

Un verdadero escándalo, una locura. Se trató de uno de los capítulos más tristes y vergonzosos de la Copa Libertadores, protagonizado por América y Sao Caetano, en la vuelta de los octavos de final del 2004.

La noche del 11 de mayo del 2004, la rabia, la desesperación y la eliminación entre los jugadores del cuadro mexicano provocaron una bronca impresionante, con una invasión de la barra del América a la cancha y una carretilla que aventaron.

Sao Caetano había ganado la ida 2-1, por lo que las Águilas tenían la necesidad de vencer al menos por un gol para forzar los penales o por más de dos para avanzar a los cuartos de final.

El partido fue muy ríspido, sin embargo, América se puso al frente en el marcador muy pronto, por conducto de Reinaldo Navia, quien venció a Silvio Luiz con un disparo cruzado, por lo que parecía que el trámite del encuentro fuera todo en favor de los mexicanos.

Sin embargo, cuando faltaban quince minutos para el final comenzó la tragedia para las Águilas, debido a que Triguinho sorprendió a Adolfo Ríos con un disparo que terminó en el fondo de las redes para el 1-1, marcador que dejaba eliminado al América.

A partir de ese momento ambos equipos comenzar a pegar demasiado, pero fue Cuauhtémoc Blanco el que perdió la cabeza al propinar un codazo a Anderson Lima, situación que terminó por ser el detonante de una impresionante bronca en el Estadio Azteca.

Reinado Navia empujó a un rival y posteriormente Cuauhtémoc regresó a la cancha y ahí fue cuando comenzaron los golpes. La bronca se dio del lado donde estaban colocadas las barras del América, que terminaron por derribar una parte del alambrado e invadieron la cancha.

A pesar de que decenas de aficionados del América ya estaban en la cancha, los jugadores del Sao Caetano no se hicieron menos y siguieron con los golpes, pues la seguridad fue rebasada totalmente.

Tras varios minutos de intensa batalla en la cancha, los jugadores y cuerpo técnico del equipo brasileño terminaron por salir corriendo a los vestuarios para protegerse de la violencia: los hinchas de América terminaron por lanzar vallas y hasta una carretilla a la cancha.

Al final, América fue eliminado de la Copa Libertadores y la Conmebol decidió suspender la cancha del Estadio Azteca por tres partidos.