"Me quiero sacar la espina y demostrar por qué salí cinco veces campeón en Boca"

Cristian Chávez vive un gran presente en Unión Española de Chile, pero no se olvida del Xeneize. "Quiero demostrar que lo anterior no fue casualidad".

Parece no haber dejado nunca el barrio San Atilio, en José C. Paz , en la provincia de Buenos Aires. No por no haber crecido, sino por su condición de pibe humilde. Maduró a los golpes, porque tuvo que ayudar desde muy chico a su familia. Mamá Rosa y papá Rubén hacían todo lo posible para darle una buena vida, pero era complejo y por eso en los campeonatos barriales, a los 12 años, consiguió algunos pesos para colaborar en la casa.

Boca fue su primera gran experiencia y allí logró lo que muchos no pueden: ser campeón varias veces . Después Lanús apareció en su camino y de la mano de Guillermo Barros Schelotto, que lo conocía del club de la Ribera, llegó al Sur. No fue fácil su estadía allí, las lesiones lo complicaron. Pero como siempre, nada lo detiene. Por eso Cristian Chavez, Pochi, como lo conocen todos, decidió que debía cambiar el aire para recuperar su condición física y Unión Esañola de Chile  resultó su destino. Allí volvió a sentirse pleno.

Es autocrítico y asegura que en esta aventura fuera de la Argentina consiguió madurar como futbolista. Se siente feliz porque logró la continuidad que no podía tener en el Granate por tantas lesiones. Por eso ahora está enfocado en un regreso y que eso le permita recuperar su nivel. Pretende demostrar por qué ganó lo que ganó en Boca y revalidar su condición de futbolista determinante.

-¿Cómo es esta experiencia en Chile?

-Estoy muy bien. Es una linda experiencia. Vine a probar a Unión Española. Estaba en Lanús, donde me lesioné mucho. Por eso cuando apareció esta chance de poder venir acá a jugar Copa Libertadores no la descarté. Me gustó. La verdad es que también era poder probarme a mí mismo qué me pasaba al salir un poco del país. Era ver si podía jugar partidos seguidos. Eso no lo pude hacer en el último tiempo en Lanús. Y gracias a Dios pude jugar más de 30 partidos y me sentí muy bien.

-¿Con qué fútbol te encontraste en Chile?

-Es diferente al argentino, acá hay más espacio y todos los equipos intentan salir jugando. En la Argentina hay una condición de tener que ganar siempre que está bueno y acá en Chile eso casi no existe . Está progresando mucho, porque estructuralmente está muy bien, están llegando muchos jugadores argentinos y de otros países y eso le hace muy bien a la liga. Es muy interesante.

-¿Qué te enseñó esta nueva experiencia?

-Mi juego es el mismo que cuando estaba en Boca y en Lanús. Sigo jugando de enganche y hay veces que lo hago de media punta. Yo vine acá agarrar continuidad y para tener un poco de aire . La verdad es que me hizo bien. Lo que yo necesitaba era poder jugar muchos partidos en poco tiempo y lo pude hacer. Por eso estoy tan contento.

-El tomar aire, ¿tiene que ver con tanto tiempo en Boca y en Lanús y con tantas presiones?

-No sé si presiones. La verdad es que presiones para jugar al fútbol no he tenido, es lo más lindo y lo que me gusta. En Boca, estando en la cancha, salí cinco veces campeón y al final me terminé yendo porque era muy complicado tener continuidad y ya tenía 27 años . Y cuando apareció Lanús, que me compraba el 50% del pase y Guillermo me quería, no lo dudé. La verdad es que siempre la luché y la peleé, por eso también vine acá. Porque en Lanús, el técnico me quería, pero mis lesiones no me dejaron responderle como pretendía él y sin duda yo quería. Si no fuese por las lesiones me hubiera quedado en Lanús luchando por un lugar .

-¿Qué te sorprendió de Chile adentro y afuera de la cancha?

-Que todos los equipos ponen la pelota a ras de piso y salen jugando, hasta desde la B pasa eso. Todos intentan jugar, eso es muy lindo, porque nadie revolea la pelota . Y te imaginás que para uno que juega de enganche eso favorece a tu juego. En los entrenamientos todo se hace con la pelota y todo es fútbol reducido. Otra de las cosas que me llamaron la atención es que la gente no va mucho a la cancha. Yo vengo de jugar con 60.000 personas en Boca, con más de 10.000 en Lanús y acá me encontré con partidos con 800 o 1000 hinchas. En Copa Libertadores la llenan, pero en el torneo no. Si no vas primero, no se llena .

-¿Tenés ganas de seguir en Chile o querés volver al fútbol argentino?

-La verdad es que tengo muchas ganas de volver al fútbol argentino. Me quiero sacar la espina y demostrar por qué salí cinco veces campeón en Boca . Además, acá en Chile empecé a tomar unas vitaminas que me ayudaron a mi físico y me hicieron sentir muy bien.  Ahora espero poder hacerlo en la Argentina.

-¿Cambió tu forma de entrenarte?

-Cambié muchas cosas. Siempre fui de entrenarme muy fuerte, pero acá me dieron una rutina muy estricta que me ayudó a mejorar. Me entreno doble turno, estoy muy concentrado en mi cuidado personal. A los 28 años hay muchas cosas que hay que atender.

-¿Qué sentís que te falta mejorar como jugador?

-Siempre uno está aprendiendo. Desde que estaba en Boca que las cosas me costaron mucho, me entrenaba doble turno para poder llegar y todas esas cosas. Y lo único que quiero cuando juegue es no lesionarme más . Eso es en lo que pienso. Una de las cosas que me reprocho es no haberme cuidado tanto con el peso . Eso me jugó una mala pasada. Ahora estoy muy bien y tengo que mantenerme así. En Lanús, estaba con 3 o 4 kilos de más y eso no me ayudó. Ahora en las prácticas recuperé mi estado y eso demuestra que uno va creciendo y se hace más profesional.

-¿Pudiste sentarte a pensar todo lo que lograste?

-Siempre me pongo a pensar todo lo que luché, por eso siento que quiero logar más cosas. No me quiero conformar. Los cinco campeonatos que gané en Boca fue jugando, tengo más pero fui al banco o jugué apenas unos minutos. Por eso insisto que quiero más y tengo el sueño intacto de volver a tener el nivel que había alcanzado. Tengo la sed de revancha de volver a la Argentina para demostrar que no fue casualidad todo lo anterior . Y si fuese en otro país también estaría bien, porque el deseo de volver a sentirme tan bien como cuando gané todo lo que gané con Boca está intacto.