Valencia 4-0 Sevilla: Mestalla ahonda el dedo en la herida hispalense
Un mal conjunto andaluz sucumbe a otra derrota tras el duro golpe recibido en Moscú en la Champions League.

Victoria contundente del Valencia con total superioridad ante un mediocre Sevilla que no es capaz de levantarse tras caer en un abismo que podría ser determinante a estas alturas de temporada. De no volver a encontrar la senda de la victoria, los de Berizzo podrían caer eliminados de la Champions League y a sufrir en la parte noble de la Liga Santander. Guedes, con un auténtico golazo y otro en el descuento, Zaza y Santi Mina fusilaron la meta de un Sergio Rico que apenas pudo hacer nada para evitar la derrota hispalense.

ASÍ ESTÁ LA CLASIFICACIÓN DE LALIGA

Comenzó el choque con suma igualdad con un continuo ‘toma y daca’ por parte de los dos conjuntos. Numerosas ocasiones en las dos áreas, pero ninguna terminaría encontrando el premio de la celebración después de encontrar sendos remates a portería. Las faltas y los parones del tiempo llegaron a ser grandes protagonistas antes de llegar al minuto 40, donde el Sevilla llegó a recibir hasta 4 meritorias cartulinas amarillas. 

Además, las cosas no parecían mejorar para la escuadra dirigida por Eduardo Berizzo después de que Lenglet tuviera que retirarse del terreno de juego tras sufrir una lesión en su tobillo izquierdo. Una nueva baja más en la zaga para el Sevilla, que comienza a tener serios problemas en las líneas de atrás. Los minutos pasaban y Carlos Soler y Guedes llegaron a ser un auténtico quebradero de cabeza para los de la capital andaluza, unido a la falta de ideas ofensivas. Mientras el Valencia iba de menos a más, los sevillistas de más a menos.

La superioridad del conjunto che terminó materializándose, con total justicia, en el minuto 43. Salida rápida desde atrás tras una recuperación que acaba con Rodrigo en el centro del campo dándole, al primer toque, un pase a Guedes que se echó el cuero hacia adelante aprovechando un pasillo apacible para la velocidad del portugués. Una vez llegado al área, con mucha calidad y maestría, recortó a Kjaer y a Pizarro para mandar el esférico a quitar las telarañas de la portería de Sergio Rico. Golazo.

Tras la reanudación no hubo ningún tipo de cambio en el estilo del partido, siendo el Valencia quien dominaba ante un Sevilla cada vez más apático. No tardó la escuadra de Marcelino en volver a ampliar la ventaja. Fue en el minuto 51 cuando, una vez más, Rodrigo cedió a Zaza en el interior del área. El italiano, que está más que brillante en este Valencia, giró la cadera para zafarse de Kjaer y batir a Sergio Rico con un remate cruzado con la zurda pegadito al palo desde el pico del área pequeña.

El artículo sigue a continuación

Las cosas no pintaban muy bien para los hispalenses, que parecían navegar contracorriente con una barcaza de remos. No fue hasta el 72 cuando tuvo su jugada más clara después de un remate de Corchia al primer palo tras una buena jugada de Muriel llegando hasta línea de fondo. Sin embargo, Neto estuvo muy bien colocado para evitar que pudieran recortar distancias. Dos minutos más tarde pudo Rodrigo sentenciar el choque después de un nuevo contragolpe dirigido por Guedes, pero el remate del ariete con la zurda lo adivinó Sergio Rico en el mano a mano para impedir que el tercero subiera al marcador.

Solo le hacía falta al Sevilla un gol para poder meterse en el partido. Sabedores de la circunstancia subieron una marcha más y se acercaban al área de Neto con más frecuencia, sobre todo después de no tener nada que perder: arriesgar o morir. Decidieron la primera opción, siendo la más valiente, pero no llegaron a recibir el premio que tanto ansiaban y que les habría dado esperanza de cara a poder conseguir un punto que supiera a oro. Sin embargo, Santi Mina se encargaría de anotar el tercero tras un nuevo contragolpe dirigido por Guedes a falta de pocos minutos del final, antes de que Guedes pusiera la guinda en el descuento en otro contraataque con el cuarto.

El Valencia terminó dejando los tres puntos en Mestalla con total merecimiento, volviendo a demostrar que son uno de los equipos a batir en esta nueva temporada después de no conocer aún la derrota. Los de Berizzo vuelven a no ganar y continúan viendo como la herida hispalense sigue sangrando y haciéndose más grande sin cicatrizar. 

Comentarios ()