Real Madrid 2-2 Bayern Munich: El Rey de Europa peleará de nuevo por su corona
El Real Madrid vuelve a una final de la Champions League tras eliminar a un duro Bayern de Heynckes, que cayó con dignidad y peleó hasta el final.

El Real Madrid vuelve a clasificarse a una final de la UEFA Champions League. Por calidad, por empuje, por suerte... cada uno dirá lo que le convenga, pero la realidad es que el equipo blanco volverá a tener la oportunidad de ser campeón de Europa el próximo 26 de mayo en Kiev.

Así está el historial entre el Real Madrid y el Bayern Munich

A pesar de todo, los blancos sufrieron de lo lindo para jugar su tercera final consecutiva. El Bayern no llegó a la capital de España de turismo y embotelló al Real Madrid durante gran parte del encuentro. Los de Heynckes fueron toda una apisonadora en el Santiago Bernabéu, pero los Merengues se defendieron con uñas y dientes. El club alemán no fue como aquel manso equipo de Pep Guardiola que pasó años atrás.

El artículo sigue a continuación

El primer tanto llegó a los tres minutos de partido cuando Kimmich remató a gol un balón suelto en el área que Sergio Ramos no acertó a despejar. Pero solo ocho minutos más tarde, Benzema remató a gol un gran centro desde la izquierda de Marcelo, que nada pudo hacer el guardameta Ulrich, quien sería protagonista tras el descanso, aunque todo pudo cambiar si el colegiado hubiera señalado como penalti una clara mano de Marcelo en su propia área.

El portero realizó un error imperdonable a este nivel tras un saque de banda. No acertó ni a despejar, ni a regatear, ni a tocar la pelota. Se escurrió ante la presión de Benzema, quien no perdonó el regalo del alemán y puso el 2-1 en el marcador que ponía las cosas cuesta arriba para los bávaros.

James Rodríguez consiguió dar esperanzas a los alemanes gracias a un gol en el minuto 63. El colombiano, cedido por el Real Madrid en Múnich, no quiso celebrar el tanto y levantó las manos con un claro gesto de perdón. Así todo, hasta el final el Bayern fue una apisonadora, aunque los chicos de Zidane fueron un muro en defensa, liderados por un imperial Sergio Ramos que llevó la batuta de la zaga durante todo el encuentro.

Comentarios ()