El Betis se impone a un Alavés que se lo creyó tarde (2-0)
Los de Setién suman y consiguen volver a dejar su puerta a cero ante un Alavés que compareció tarde, perdonó y acabó pagándolo.

El Betis de Setién volvió a la senda de la victoria, dejando momentos de gran fútbol, ante un Alavés que tardó en darse cuenta que podía meterle mano a su rival. Tiraron la primera parte los de De Biasi y se toparon en su reacción con un imperial Adán y un gol en contra cuando más cercano parecía el suyo, que acabó por matar sus esperanzas de remontada.

El partido tuvo el guion previsto entre un equipo diseñado para jugar al toque y uno que ha cambiado de entrenador a mitad de temporada, una inseguridad que genera tendencia a protegerse. Así que el dominio del esférico fue totalmente bético mientras que los de De Biasi, con sus cinco defensas, esperaban no encajar y que un Munir demasiado solo en punta pudiera sacar petróleo de alguna contra.

El dominio del Betis no cristalizaba en tantas ocasiones como debería, pero le hacía al menos vivir perpetuamente en campo del Alavés, incluso en la frontal del área de Pacheco, por lo que las contras vitorianas tenían demasiado terreno que cubrir y era casi imposible que llegaran a buen puerto. Adán no tuvo que intervenir en los primeros 45 minutos.

Por su parte el Betis se enfrentaba al reto de ser quirúrgicamente preciso ante una defensa tan poblada como la de los vitorianos. Y lo logró en un par de ocasiones, acabando la primera de ellas en gol cuando Camarasa encontró a Barragán en la derecha y el centro del lateral desde línea de fondo lo convirtión Sanabria en asistencia con un giro brutal de cuello para impactar de cabeza y colocar el balón al segundo palo, lejos del alcance de Pacheco.

Al Betis pareció valerle el gol y comenzó a tomarse las cosas con más calma pero en frente tenía un Alavés demasiado inoperante para aprovechar la relajación de los sevillanos. De hecho solo se vio una ocasión más antes del descanso y fue para los béticos, en un balón largo de Guardado en el que Sanabria le ganó la espalda a los centrales vitorianos para sacar un derechazo desviado.

La segunda parte comenzó con un Alavés más agresivo, que tuvo dos ocasiones clarísimas en los primeros 5 minutos, primero con un jugadón individual de Pedraza, que se fue de tres para meterse en el área y sacar el zurdazo que despejó Adán cual meta de balónmano. En la siguiente, muy seguida, Manu García conectaba un brutal cabezazo ante un buen balón parado de Medrán que entre el meta bético y el larguero mandaron fuera.  

El artículo sigue a continuación

El propio Medrán seguiría certificando el nuevo rumbo que había tomado el partido, con la tercera ocasión clara para el Alavés, en una falta directa que lanzó el canterano madridista y que despejó su compañero de origen Adán a córner. Pero el duelo desde luego tenía otro color, ya no tanto por las claras ocasiones de los vitorianos si no porque el Betis había perdido totalmente el dominio del cuero.

Pero los de Setién demostraron que no solo saben hacer daño desde la posesión y en una contra iban a matar el partido. Balón recuperado por Guardado que ve en la derecha a Tello para ponerle un balón a la carrera y el venenoso centro del ex extremo culé acaba empujándolo a su propia portería Alexis en el intento de despeje. Con muy poco mataba el partido el equipo de Setién.

Porque De Biasi fue a por todo con los tres cambios ofensivos casi de golpe pero ni Bojan, ni Katai ni Burgi fueron suficiente para atacar una renta en contra que ya era demasiado amplia para el poco tiempo que quedaba. El Betis se puso el mono de sufrimiento y los de Setién consiguieron asegurar 3 valiosos puntos ante un Alavés que se dio cuenta de que podía hacer mucho más demasiado tarde.

Comentarios ()