Girona 1-2 Villarreal: Cédric Bakambu es letal
Un doblete del internacional congoleño en los primeros 20 minutos dan la segunda victoria del Villarreal bajo las órdenes de Javi Calleja.

Existen dos tipos de jugadores ante la pesada carga de partidos en el fútbol moderno. Los que se quejan y los que no. Y luego se encuentra Cédric Bakambu, capaz de anotar en la victoria de su selección en Libia hace apenas una semana y aniquilar hoy al Girona con un doblete en apenas diez minutos y auparse a la zona noble de máximos goleadores de la Liga –además es el autor de los últimos siete goles del Villarreal esta temporada–.

El atacante congoleño nacido en Vitry-sur-Seine no se caracteriza precisamente por su piedad de cara a gol –siete goles con tan solo diez remates a portería en la Liga 17/18– y se aprovechó a la perfección del dibujo táctico por el que apuesta Javi Calleja, un 4-4-2 con un centro del campo en rombo que aumenta las posibilidades de conexión con sus rápidos atacantes, hoy Nicola Sansone y Cédric Bakambu.

Dicho y hecho. Tras un primer aviso en los primeros minutos del ex del Bursaspor que terminó una jugada con un potente pase de la muerte al que no llegó nadie, llegó el primer tanto groguet. Manu Trigueros, capitán general de este Villarreal a falta de Bruno Soriano, filtró un sensacional pase en profundidad para que en el minuto nueve Bakumbu lograse el primer gol del encuentro.

Así está la clasificación de LaLiga 2017-18

Noqueado el ímpetu gironins, sin lugar a dudas el mejor jugador del equipo de Pablo Machín, el Villareal volvió a golpear tan solo 10 minutos después y de forma similar. Pablo Fornals, al que el técnico complutense le ha dado galones como mediapunta con total movilidad, envió un perfecto servicio para la carrera en solitario del internacional congoleño, que fusiló al veterano Gorka Iraizoz por alto.  

Con el 0-2, al Girona solo le quedaba una opción: morir matando. Y así lo hizo. Sin mucho fútbol pero con mucha más intensidad fue adquiriendo presencia en campo rival y metiendo a su rival en su propia área, situación perfecta para sacar réditos de su potente juego a balón parado. Así, en el minuto 40, una jugada de pinball tras un córner terminó con el balón dentro de las mallas tras un taconazo de Christian Stuani.

Con la misma política con la que terminó la primera parte, el Girona se presentó en la segunda, más intensidad y con un Montivili entregado a los suyos. También movió ficha Pablo Machín dando entrada a Olarenwaju Kayode en detrimento de un Álex Granell que llegó al partido con molestias. Así el dinamismo del nigeriano metió en problemas al conjunto groguet, que sumaba un nuevo incordio tras la combatividad de Stuani para su estabilidad defensiva.

El artículo sigue a continuación

Messi dobla en postes los goles de Luis Suárez

Pero la oportunidad más clara para el empate del conjunto local no llegó ni por el africano ni por el uruguayo sino por una de las revelaciones de esta Liga, Pablo Maffeo. El lateral cedido por el Manchester City y que secó a Lionel Messi hace unas semanas se sacó un peligroso centro-chut en el minuto 75 que se envenenó de tal manera que obligó a la estirada de un Mariano Barbosa que se golpeó con la madera.

Fue la más clara pero no la última puesto que a cinco minutos del final, un cabezazo desviado por Víctor Ruiz tras un potente disparo de Douglas Luiz se estrelló en el larguero groguet y el posterior rechazo fue enviado a las nubes por el joven lateral de San Juan Despí al que Pep Guardiola ha mandado al Girona para su evolución como futbolista de élite. Al final, nueva victoria del Villarreal, que se aúpa a la zona noble de la clasificación con 13 puntos e iguala a su compañeros de aventuras en la Europa League, la Real Sociedad, y nueva derrota del Girona, que se asoma a los puestos de descenso.

Comentarios ()