Giménez salva los muebles para el Atlético
A pesar de que el Girona fue muy superior en su debut de Primera División, los madrileños empataron a cinco minutos del final.

Mal inicio de temporada 2017/18 para el Atlético de Madrid, que no pudo pasar del empate en Montilivi. El Girona tuvo un notable debut en Primera División al llegar al descanso con ventaja de dos goles, sendos tantos de Stuani. Sin embargo, y cuando peor estaba el asunto para los de Simeone, los colchoneros arrancaron el empate a cinco minutos del final. Y todo con un hombre menos tras la expulsión de Griezmann.

Cualquier otro debutante en Primera División podía haberse sentido aterrado en su puesta de gala. No fue ni mucho menos el caso del Girona, que planteó el encuentro con mayor inteligencia: línea de cinco defensas y tres centrales que no solo taponaban, sino que también facilitaban la salida. En ese panorama, la única llegada madrileña fue un disparo lejano de Saúl. Griezmann tuvo incluso que bajar de posición para oxigenar.

Con el rival controlado, Machín desató a sus carrileros Aday y Maffeo para herir al conjunto madrileño por las bandas. El flanco de Juanfran fue un verdadero filón: a los 22 minutos, Granell sirvió desde allí un centro diagonal al segundo palo y una de las nuevas incorporaciones, Christian Stuani, hizo el primer gol del encuentro con un formidable testarazo, en el que se impuso hasta a seis defensores. Imparable para Oblak.

Sin dejar un solo respiro, los catalanes hicieron el 2-0 en una jugada muy similar, aunque en acción parada. De nuevo Granell sirvió el centro lateral hacia el poste derecho, Muniesa lo peinó de cabeza y Giménez fue incapaz de despejar el balón dividido. Acabaría llegando al área pequeña como un regalo para Stuani, el nuevo killer gerundense. El Atleti no encajaba dos goles de cabeza en partido oficial desde 2012, y no había pasado ni media hora.

Aquel dominio no era fruto de la casualidad, sino de un mejor posicionamiento. El Atleti siguió sin dar con la tecla tras el castigo recibido, y su primer remate a puerta no llegaría hasta el minuto 35, un disparo lejano de Carrasco. Ya completamente crecido, el Girona pudo hacer el tercero con un doble disparo de Maffeo y Portu al filo del descanso, ambos atajados por Oblak en línea de gol.

Alcala Correa Girona Atletico Madrid laLiga 19082017

Ya en la segunda parte, Simeone varió su esquema táctico mediante el reemplazo de un agotado Juanfran por Correa. El objetivo era colocar tres defensas y dos carrileros en un sistema similar al de Machín, al mismo tiempo que los suyos subían al ataque. Por si no fuera suficientemente complicado, Griezmann fue expulsado por doble amarilla en el minuto 68; después de dejarse caer en el uno a uno contra Iraizoz, el árbitro entendió que había simulado y el francés, lejos de quedar satisfecho, le dijo de todo. Se trata de la primera roja que ve desde su llegada a La Liga.

Lejos de bajar los brazos en inferioridad numérica, los colchoneros hicieron gala de su garra característica para recortar distancias en el minuto 78 gracias a un brillante zapatazo de Correa en la medialuna. Los mejores minutos de los madrileños coincidieron con el agotamiento físico local, y a cinco del final Giménez aprovechó una falta botada a la perfección de Koke, y en la que también ayudó la mala salida de Iraizoz, para colar el empate de cabeza.

El Girona no quería dejar de soñar y a punto estuvo de llevarse los tres puntos en el descuento, si el cabezazo picado del recién incorporado Kayode no hubiera sido detenido por Oblak en línea de gol. Con todo, los gerundenses se han marchado contentos a casa por la buena actitud de un equipo que promete dar guerra. Igual que sucedió la pasada temporada, al Atleti se le ha vuelto a atragantar un recién ascendido en la primera jornada.

Comentarios ()