Celta 0-0 Málaga: Escasez de juego en Balaídos
Aunque sigue sin ganar, el equipo andaluz ha vuelto a dejar su portería a cero ocho partidos después.

Empate sin goles y con muy poco fútbol entre Celta y Málaga. A los gallegos no les salieron las cosas y sus mejores ocasiones llegaron casi por impulso, mientras que el equipo andaluz estuvo a punto de llevarse los tres puntos en el último minuto. Los postes de Sergi Gómez por los locales y Keko en los visitantes no fueron suficientes para alterar el marcador.

La primera parte fue un suplicio, si tenemos en cuenta tanto las ocasiones creadas como el juego desplegado: no hubo absolutamente nada. El Málaga estuvo mejor plantado sobre el campo, aprovechó sus escasos recursos con inteligencia y contagió con su ritmo lento a un Celta de Vigo que apenas generó inquietud al rival. De hecho, la única noticia entre los locales fue la inoportuna lesión de Rubén Blanco en el calentamiento, que obligó a Unzué a recurrir a Sergio y meter como suplente al guardameta del equipo juvenil.

El punto positivo en el conjunto andaluz fue una mejoría del juego respecto a citas anteriores: en vez de esperar a su contrincante, se vino arriba para presionarle sin dejar un solo espacio. Pero una cosa es que el Málaga defienda bien y otra es que pueda acompañarlo con goles a su favor, más aún cuando habían aterrizado en Vigo con los tres últimos encuentros sin marcar y siete derrotas consecutivas. Sesenta minutos después, Iago Aspas se metió en el partido y el Celta pasó a dominar todas las facetas, coincidiendo con el agotamiento del rival. El de Moaña sacó los dos primeros remates a puerta de los gallegos, si bien la más clara fue un chut de Sergi Gómez que reventó el palo corto.

Concentrados en no recibir más golpes, el Málaga se dejó todo sobre el césped e incluso hizo méritos para llevarse los tres puntos. Su único disparo a puerta lo hizo Keko Gontán, ya en tiempo de descuento, quien mandó la pelota lejos del alcance de Sergio, pero en vez de entrar se topó con el poste. Aunque el objetivo de la permanencia es cada vez más lejano, el cuadro malacitano se marchó de Balaídos con un dato positivo: no dejaba su portería a cero desde el 27 de enero. Mal encuentro del Celta, que agradecerá el parón de selecciones para refrescar las ideas: en dos semanas les espera el Athletic Club.

Comentarios ()