Barcelona 3-0 Juventus: La vendetta de Messi
Los culés se vengan de la 'vecchia signora' con una nueva exhibición del argentino que por fin marcó a Buffon.

Como si de un guión de película se tratase, el Barcelona y la Juventus se volvían a ver las caras en Champions League una vez más y todavía con las heridas sin curar. El sorteo de grupos brindó la posibilidad de vendetta al conjunto catalán que en su último encuentro europeo cayó eliminado por un duro 3-0 global ante la Vecchia Signora. Los azulgranas se vengaron con el mismo resultado que les apeó de la Liga de Campeones pasada gracias al doblete de Messi y el tanto de Rakitic.

El principio del fin para un Barça que sufrió una verdadera montaña durante este verano donde vio como Neymar dejó el Camp Nou. Precisamente Ousmane Dembélé, el esperanzador fichaje que calmó las críticas, fue la primera noticia del partido ya que estrenó titularidad. Valverde alineó un equipo idéntico al que sucumbió ante la Juve de Dybala, Buffon y compañía, salvando la llegada de Semedo y el extremo francés al once. Sin embargo, los Bianconeri sí que llegaron al Camp Nou con una cara muy diferente a la de su última visita. Las bajas de Khedira, Chiellini y Mandzukic así como las salidas de Bonucci y Dani Alves, obligaron a Allegri a contar con muchas novedades en su plantel titular como De Sciglio, Matuidi, Douglas Costa o Bentancur.

Todas las noticias de la Champions League

Una de estas novedades visitantes se convirtió en el jugador que puso a prueba a Ter Stegen en los primeros compases. De Sciglio se sacó un disparo con la zurda desde la esquina del área blaugrana que hizo que el guardameta dejase la primera intervención de la noche con una gran estirada que desvió lo justo el balón para que el comienzo del partido no se le pusiese cuesta arriba a los de Valverde. No se había llegado al minuto diez cuando Paulo Dybala, el verdugo de los azulgranas en la eliminatoria del año pasado con dos tantos, probaba por segunda vez del portero alemán. Esta vez, Ter Stegen no tuvo que sudar para atrapar el balón.

Pjanic hizo una vez más que Ter Stegen fuese protagonista con una parada en dos tiempos. Fue entonces cuando el cancerbero del Barcelona dejó de acaparar los focos y la medular blaugrana comenzase a dominar. Messi, Iniesta y Rakitic se asociaban y en una de esas, el de Fuentealbilla se plantaba en el balcón del área provocando una falta muy peligrosa. Messi disparó a la barrera y el rechace cayó en las botas de Luis Suárez que se encontró con una gran parada de Buffon que también dejaba su destello para los “highlights”. Aún corría el minuto veinte y el duelo estaba muy igualado.

Los de Valverde ganaron el centro del campo y apenas sufrieron llegadas de los bianconeri, quienes tuvieron que sustituir al lateral De Sciglio por lesión dando entrada a Sturaro. Higuaín buscó el tanto, pero en sendas ocasiones su disparo acabó o en las manos de Ter Stegen o taponado por Nelson Semedo –de los más activos en defensa en la primera mitad–. Dembélé, quien todavía se encuentra en un periodo de adaptación, gozó de una gran ocasión pasada la media hora de partido. El francés aprovechó un error defensivo para robar el balón en el área rival pero la presión de Douglas Costa hizo que su disparo en escorzo se fuese a la grada.

El partido de Messi

Sobre el césped había muchas cuentas pendientes, entre ella una de Messi con Buffon. El argentino aún no había marcado al mítico guardameta italiano pero, cuando el árbitro Damir Skomina se disponía a señalar el descanso, apareció él, Messi. El ‘10’ culé cogió el balón, tiró una pared con su socio Luis Suárez y cruzó el balón allá donde Buffon solo pudo seguirlo con la vista. La pulga se resarció con un zurdazo raso desde fuera del área que rompió la igualdad en el marcador.

El artículo sigue a continuación
Todas las noticias del Barcelona

Tras el descanso, Dybala tuvo el empate en sus botas pero no acertó y su disparo se fue a las nubes. Fue entonces cuando se empezó a forjar la venganza azulgrana. Messi acaparó la atención de todos con un zarapazo al poste y mostró su carácter al ver cartulina amarilla por pedir sanción a una falta de Pjanic. En pleno enfado, Lionel agarró el balón por la banda diestra y la jugada acabó en el segundo gol del Barcelona. El disparo del ‘10’ lo despejó Sturaro pero Rakitic envió a la red el rechace cuando se cumplía la hora de encuentro.

El protagonismo de Messi fue absoluto. El de Rosario lo intentó con una falta que sacó Buffon de la escuadra pero a los pocos minutos volvió a reencontrarse con el gol. Esta vez con una jugada que la hemos visto mil veces pero en la que siempre se muestra imparable. La pulga entró al balcón del área evitando a Alex Sandro y acabó cruzando un nuevo zurdazo que hizo el tercer gol de la noche. Messi se desquitó con una nueva exhibición mostrando que sigue a un alto nivel en este comienzo de temporada.

Los últimos veinte minutos sirvieron para foguear el banquillo y para que la afición disfrutase con la victoria local. Paulinho, Sergi Roberto y André Gomes entraron entre aplausos en un encuentro que ya no tuvo mucha historia. La Juve, muy diferente a la que vimos el año pasado, pudo maquillar el resultado pero ni Dybala ni Benatia estuvieron acertados. Una vez más Messi se vistió de héroe y convirtió la venganza en un comienzo inmejorable de la temporada de la Champions endosando un 3-0 a su principal rival de esta fase de grupos.

Comentarios ()