Atlético y Real Madrid se despiden de LaLiga (0-0)
El pobre empate en el derbi de Madrid deja a ambos equipos a 10 puntos ya del Barcelona.

Empate sin goles que señala de manera inequívoca el estado de forma de Atlético de Madrid y Real Madrid en el primer derbi disputado en el nuevo feudo rojiblanco. Escaso acierto de cara a rematar a puerta por parte de Griezmann, Cristiano Ronaldo y Benzema, que hoy no pudieron ser apoyados –ni salvados, puestos a clasificar- por sus apoyos de atrás. La magia de Isco fue insuficiente en uno de los mejores encuentros que ha jugado el equipo de Zidane. Dominio, pero sin pegada.

Los de Simeone jugaron a defender, y apenas pusieron en aprietos a la meta de Casilla, llegando a recordar a ese equipo duro y que terminó cargado de un gran número de tarjetas que acabó siendo escaso. Fernández Borbalán cuajó un partido mediocre y que no hace más que acentuar la llegada próxima del VAR. Sergio Ramos fue derribado de una patada en la cara en el área de Oblak y terminó sustituido con el tabique fracturado y sin la pena máxima en contra.

Comenzaba el derbi con una continua lluvia de errores y de imprecisiones en los pases. Fruto de esa tónica llegó la primera ocasión clara del choque. Tras una serie de rechaces en la frontal del área madridista, Varane termina regalándole un balón de oro a Correa, pero el argentino falló el mano a mano ante Casilla de manera incomprensible. Los 45 minutos restantes transcurrían con un Atlético demasiado intenso, rozando límites de unas cartulinas que Fernández Borbalán no llegó a sacar hasta el minuto 34.

Sin embargo, el primero en verla, y sin advertencias de por medio, fue Carvajal. Merecida, pero sin el mismo rasero que llevaba el guión del partido. Solo Kroos tuvo peligro de cara a la puerta de Oblak, que no tuvo que intervenir en demasía, pero el mano a mano del alemán tras una jugada preciosa con Cristiano Ronaldo acabó rozando la cepa del poste con el mediocentro reclamando penalti. La primera mitad terminó con Sergio Ramos recibiendo una patada en la cara al rematar y que tuvo la consecuencia del tabique nasal roto. No vio nada el colegiado andaluz.

La segunda mitad, con Nacho en el lugar del capitán del Real Madrid después de que no pudiera continuar, cambió de guión y los de Zidane fueron los que llevaron la voz cantante. Dominio total ante un Atlético que decidió cerrarse atrás. Ni siquiera el regreso de algunos de sus jugadores estrellas, como Koke o Carrasco, significaron un cambio en la tónica del juego indio.

El artículo sigue a continuación

Cristiano Ronaldo y Benzema siguieron mostrando un nivel muy bajo para la calidad de la que disponen, y apenas supusieron peligro en la defensa del Atlético, mucho más perjudicada por las internadas de Marcelo y de Carvajal, muy bien en su retorno al lateral tras una lucha contra la pericarditis. El final se aproximaba y Gameiro tuvo su ocasión tras levantar el cuero sobre Casilla, pero Varane sacó bajo los palos en el 78. Así se llegó al final del encuentro sin que el resultado se moviera.

Empate en el primer derbi del Wanda Metropolitano que no hace más que perjudicar a los dos equipos en su lucha por tratar de alcanzar la cabeza de la liga. Una distancia de 10 puntos que, viendo el nivel mostrado por el FC Barcelona, parece insalvable. Terrible noticia el nivel mostrado por las dos delanteras de los equipos madrileños, que no fueron capaces de romper la lata en ninguna de las ocasiones obtenidas durante los 90 minutos.

Muy necesario el VAR, siendo la noticia de esta semana tras saber que se incluirá en la competición en la próxima temporada. Un derbi que señala, con su resultado, el claro nivel de ambos equipos durante esta campaña.

Comentarios ()