Suárez rescata el invicto del Barcelona (1-1)
El delantero uruguayo firmó el 1-1 con el que el líder evitó la derrota en el Wanda Metropolitano. Saúl había adelantado al Atlético.

Empate entre Atlético de Madrid y Barcelona, en un encuentro tan igualado como refleja el marcador. Los colchoneros se adelantaron con un remate de Saúl en la primera mitad, y por momentos parecía que la defensa sería capaz de aguantar el posterior asedio azulgrana. Sin embargo, el cansancio hizo mella en los de Simeone y Luis Suárez logró salvar un punto de cabeza a diez minutos del final.

El provocador gesto de Luis Suárez

Se preveía un partido intenso y Messi no dejó ni un minuto para confirmarlo, después de hacer una pared con Luis Suárez y desmarcarse de tres defensores para forzar el primer disparo del partido. El Barça buscó el dominio posicional desde el comienzo, pero Simeone estaba advertido y pidió a los suyos que dejaran de comportarse como espectadores. Todo ello se tradujo en dos oportunidades de Griezmann, ambas precedidas por errores defensivos de Piqué, que tan solo un inspirado Ter Stegen consiguió salvar.

Aunque los azulgranas trataron de mantener la posesión, la defensa rojiblanca estuvo perfecta tanto en el repliegue como en el cierre de espacios. En ningún momento quisieron correr detrás de su rival, a la espera de una oportunidad que llegaría a los veinte minutos: después de una larguísima secuencia de pases, Yannick Carrasco se asoció en la frontal del área con Saúl y el ilicitano encontró espacio desde fuera para abrir el marcador con un potente y ajustado derechazo.

Busquets trató de reubicar sobre el césped a un Barça que pasó a monopolizar la posesión. Sin embargo la zaga rojiblanca tuvo la situación igualmente controlada, y tan solo Iniesta puso un poco de mordiente sin encontrar a sus compañeros. Prueba de ello fue que los catalanes se marcharon al descanso con un remate a puerta por tres de los colchoneros.

Luis Suárez

Leo Messi Atletico Madrid Barcelona LaLiga

El artículo sigue a continuación

Si bien el Atleti se vino arriba con rápidos contragolpes, su rival pasó a dominar la segunda parte sin dar con la tecla para decantarlo a su favor. Luis Suárez forzó la primera oportunidad visitante con un remate a bocajarro detenido por Oblak, y posteriormente Leo Messi tuvo en sus botas el empate de falta directa, a 25 metros en la frontal; su disparo superó la barrera y hasta al arquero, pero tomó tanto efecto que acabó estrellándose en el poste.

Valverde dio entrada a Deulofeu y Sergi Roberto mientras que Simeone pidió a los suyos que pausaran el ritmo. El plan azulgrana buscaba agotar a los rojiblancos, ya fuese con contragolpes o jugadas en segunda línea. Después de dos ocasiones falladas por Messi y Luis Suárez, a la tercera fue la vencida: a siete minutos del final, el uruguayo aprovechó un centro al segundo palo de Sergi Roberto para cabecear el empate.

La igualada culé llegó cuando peor estaba el Atleti, agotado por todo el trabajo previo. Tal vez les faltó tiempo. Los visitantes no dejaron de acosar la portería rival, y a Luis Suárez le faltaron centímetros para empujar un pase de la muerte de André Gomes en el interior del área. En el límite Griezmann cometió una absurda pérdida y posterior falta al borde del área, pero Messi la envió directa a los guantes de Oblak. A diferencia de lo sucedido frente al Chelsea en la Champions, los aficionados del Metropolitano pudieron marcharse a casa con buen sabor de boca.

Comentarios ()