Argentina tendrá que ir a Quito a hacer lo que no hace
A pesar de la delantera VIP, la selección no convierte y lo sufre. Ahora, tendrá que destaparse en una final ante Ecuador para ir al Mundial.

Dos situaciones claras de Darío Benedetto. Tres remates de Lionel Messi, con un palo incluido. Una tapada espectacular de Gallese ante un remate de Lucas Biglia. Hasta un tiro de Javier Mascherano, que se fue apenas por encima del travesaño. Siempre una pierna o un rebote ayudan a los rivales. No hay caso: la Selección argentina genera, pero no convierte.

No hubo Bombonera que ayude, ni presión que alcance. La gente llenó la cancha, alentó e hizo todo lo que tenía a su alcance, pero si la suerte no acompaña y la efectividad no está del lado del equipo, no hay estadio que gane partidos.

El artículo sigue a continuación

El mal se arrastra desde el final de la era Edgardo Bauza. Con el Patón, la Albiceleste le ganó a Chile 1-0, pero luego cayó con Bolivia en La Paz y, a partir de allí, el desconcierto. La salida del Patón y la llegada de Jorge Sampaoli generó una revuelta de delanteros entre los cuales, a pesar de ser los máximos anotadores en sus respectivos equipos, no pueden romper la racha en Eliminatorias.

Fueron dos goles nada más desde aquel tanto de Leo de penal ante La Roja en el Monumental. El otro, fue de Felstcher en contra, ante Venezuela. Así, con Sampa en el banco, la delantera VIP no convirtió nunca. Ni las llegadas de Mauro Icardi o Darío Benedetto pudieron romper ese cero eterno.

El Pipa lleva cinco goles en cinco partidos en el campeonato argentino. Icardi, seis en siete. ¿Qué decir de los 11 en siete de Leo? Los tres tendrán una última chance el próximo martes ante Ecuador en Quito, en donde tendrán que hacer, sí o sí, lo que no hicieron hasta ahora: hacer un gol para meter a Argentina en el Mundial.

Comentarios ()