Dani Alves y el Barcelona, un amor correspondido que no evitó el divorcio

CompartirCerrar Comentarios
Histriónico en las formas, el brasileño sigue demostrando que guarda al Barcelona en su corazón a pesar de sus constantes salidas de tono.


LA INTRAHISTORIA

En mayo de 2015 Dani Alves entendió que "no voy a encontrar un club mejor que el Barcelona" según dijo durante la resaca del segundo triplete que levantó como jugador azulgrana. Hasta entonces tenía resuelto hacer las maletas tras recibir una oferta de renovación a la baja. El club azulgrana le dio la oportunidad de extender su vínculo otra temporada más sin que ello le impidiera irse igualmente con la carta de libertad bajo el brazo al cabo de una temporada, de forma que pudiera asegurarse un relevo de garantías al que se considera como el mejor lateral derecho del mundo desde los tiempos de Cafú. Se fue tras ocho años en los que ganó 23 títulos, convirtiéndose en el sexto jugador más laureado de la historia del Barcelona.

El brasileño no ha olvidado sus ocho años en azulgrana. Lo demuestra el hecho de que fuera el único, junto con Andrés Iniesta, en saludar a la afición azulgrana que acudió al Juventus Stadium tras el varapalo ante la 'vecchia signora' de hace una semana. Histriónico en las formas, siempre le gustó estar en el ojo del huracán mediático. Ello precipitó su salida del Barcelona, de hecho, que casi un año después de su adiós todavía no ha encontrado su sustituto. Aleix Vidal llegó en verano de 2015 pensando en que Alves se iba pero decidió aceptar la propuesta del Barcelona, preocupado ante la circunstancia que el ex del Sevilla no habría podido jugar hasta enero de 2016 a raíz de la sanción de la FIFA que le impedía inscribir nuevos jugadores.

Alves y el Barcelona se hicieron un último favor aquel verano de 2015. Por un lado, el brasileño se convenció en plena celebración del triplete que podía alargar la fiesta una temporada más, aunque fuera cobrando un poco menos. Por el otro, el club ganaba tiempo y se aseguraba el concurso de un jugador fundamental en los éxitos recientes, además de ser uno de los mejores amigos de Messi dentro del vestuario, pues hasta la llegada de Luis Suárez el rosarino siempre realizaba el calentamiento previo al partido con él, su socio en el carril derecho barcelonista desde que heredara el '10' en 2008, el mismo año en el que Alves dejó el Sevilla para enfundarse la casaca barcelonista. Pero la relación con el club ya era demasiado tensa. Si Alves se quedó fue por el vestuario y la afición.

La gota que colmó el vaso fue una publicación que hizo en su cuenta de Instagram poco después de que el equipo cayera eliminado de la Champions League a manos del Atlético de Madrid, el de la famosa peluca, en el que intentaba desdramatizar ante las críticas recibidas por no haber estado a la altura de las circunstancias ante el cuadro colchonero.

 

"No se vivir de otra manera, lo siento" #goodcrazy #goodvibealways✌ #vidaquesegue contigo la vida tiene más sentido @joanasanz

A post shared by DanialvesD2 My Twitter (@danialves23) on

A un sector de la directiva de Josep Maria Bartomeu, tan preocupada en las formas -aunque no tanto en el fondo de las cuestiones-, irritó aquel comportamiento y las puertas del club se abrieron de golpe para Alves, que abandonó el Barcelona con la carta de libertad bajo el brazo y sin homenajes de ninguna clase a pesar de haber sido un peso pesado del mejor equipo que jamás alineó el club azulgrana, y uno de los más laureados. Alves, a pesar de que con picardía dijera que "fue una hostia con clase irme gratis del Barcelona" -pues era algo que estaba pactado de antemano por todas las partes-, no olvida el cariño que le transmitió la afición barcelonista y por ello pidió disculpas a los aficionados azulgrana en el Juventus Stadium tras el partido. Lo grave de verdad es que entonces solo le acompañara Iniesta.

Próximo artículo:
Así está la tabla de goleadores del Apertura 2017 de la Liga MX
Próximo artículo:
André-Pierre Gignac, opción para Flamengo
Próximo artículo:
Así está la tabla de posiciones de la Liga Águila II 2017
Próximo artículo:
Bolívar golea y se hace más líder del torneo boliviano
Próximo artículo:
Santa Fe frenó a Junior en Barranquilla y alcanzó a Nacional en la punta
Cerrar