thumbnail Hola,

Con las marcadas ausencias de Camerún y Egipto, el combinado de Yaya Toure y Didier Drogba es el principal favorito para alzarse con la Copa África que da inicio este sábado

Dos años y medio después de la Copa del Mundo de 2010, el foco del fútbol internacional vuelve a fijarse en Sudáfrica, donde hoy arranca la Copa de África. En tres semanas, el imponente Soccer City de Johannesburgo, templo inolvidable de la epopeya de España, coronará al campeón del continente negro. Costa de Marfil, en la última ronda de Didier Drogba, es el principal favorito en un torneo marcado también de inicio por la reiterada ausencia de Camerún.

Sorprende el vacío por segunda edición consecutiva del combinado que, por mérito propio, se erigió como la gran esperanza del fútbol africano en los últimos años de los años noventa y en la década pasada. Su deceso es el reflejo de Eto’o, su jugador emblema, que hace un par de temporadas cambió el fútbol de primera fila por el dinero de Rusia. Tampoco estará Egipto, el país con más títulos de campeón.

Doce meses más tarde de que Zambia se proclamara campeón en una de las grandes sorpresas del torneo, vuelve un campeonato obligado a mudar su sede para esta edición debido a la revolución surgida el año pasado en Libia, anfitrión original, con el objeto de derrocar el gobierno de Muamar el Gadafi. Costa de Marfil, que se quedó a las puertas, cayendo en los penaltis ante la sorpresiva Zambia, intentará reestablecer el poderío de los grandes.

Llegan los elefantes con un cambio de orden en su nomenclatura. Si bien Didier Drogba continua siendo el emblema de la selección y del país, la ascendencia de Yaya Toure, centrocampista del Manchester City es incluso mayor que la del delantero. De su despliegue y dominancia dependerá el éxito de Costa de Marfil en la que será la última puesta de largo en este torneo de Drogba, uno de los mejores futbolistas africanos de la historia y sin duda el marfileño más importante de todos los tiempos en el fútbol.

También se reencuentra Ghana, la alternativa más sólida, con Sudáfrica, el país donde pudo marcar a fuego la historia en 2010. El postrero penalti fallado por Asamoah Gyan apartó a la selección ghanesa de ser el primer combinado africano en alcanzar las semifinales de una Copa del Mundo. En esta edición del campeonato africano de selecciones, son la contraparte a Costa de Marfil, que buscará coronarse campeona del continente por primera vez en 21 años y así apuntalar a una generación irrepetible abanderada por Drogba, un competidor feroz.

Artículos relacionados