thumbnail Hola,

La continuidad de Alberto Toril al frente del Real Madrid Castilla está más que asegurada

Pese a los 0 puntos en 6 jornadas, el club blanco es consciente de la dificultad de construir un equipo casi de la nada, máxime con los condicionantes que envuelven hoy al filial

No ha sido un buen comienzo de temporada para el Real Madrid Castilla. Más bien todo lo contrario. Con cero puntos en las seis primeras jornadas, las cosas no podían ir peor. Al menos, en lo que se refiere a la clasificación, porque lo cierto es que en cuanto a juego y oportunidades, quizás el filial blanco podría llevar algún punto más. Así lo dio a entender en rueda de prensa el propio técnico madridista, Alberto Toril, el pasado sábado después de hincar la rodilla ante el Zaragoza en el estadio Alfredo Di Stéfano. Sin embargo, para encontrar algunos posibles motivos de este nefasto arranque en la Liga Adelante, es necesario escarbar un poquito más allá de apelar a la suerte o al tópico de que ‘la pelotita no entra cuando no quiere entrar’. En la configuración de la plantilla hay respuestas más sólidas.

Y es que el filial blanco ha perdido este verano a nada menos que diez jugadores de los titularísimos la pasada campaña: Fabinho, David Mateos, Nacho Fernández, Casemiro, Pedro Mosquera, Juanfran Moreno, Denis Cheryshev, Jesé Rodríguez, Álex Fernández y Álvaro Morata. Y sin embargo, ante semejantes bajas, muchos de los refuerzos han llegado del Real Madrid C, sin tanto recorrido en la categoría. Y los que llegaron de más allá de los muros de la Ciudad Deportiva de Valdebebas, lo hicieron en los últimos días del mercado de fichajes, con la Liga Adelante ya empezada. Son los casos del mediocentro Cristian Gómez (23 de agosto), el extremo Kiko Femenía (28 de agosto), el central Leandro Cabrera (31 agosto), o el delantero Antonio Rozzi (31 de agosto). O del mismo Henrique, el delantero brasileño, que quizás era uno de los fichajes más ilusionantes, pero cuyo traspaso se vino abajo en el último momento, después de haber sido anunciado incluso.

Estos recién llegados, que proceden de clubes donde casi no gozaban de minutos, todavía deberán demostrar su nivel para este Castilla que dejó el listón muy alto la temporada pasada. Pero es que de momento, no han tenido prácticamente ni tiempo para ello. Y Alberto Toril lo resumía muy sutilmente en apenas dos frases en su comparecencia del pasado sábado: “Tenemos juego, pero falta clarividencia, calidad, que es donde los jugadores valen dinero. […] Tenemos dos delanteros que son más jóvenes que los del Real Madrid C. Son buenos, hay madera. Pero el tiempo apremia”. A buen entendedor, pocas palabras bastan, que se dice.

Afortunadamente para el técnico del filial blanco, en el propio Real Madrid son más que conscientes de estas carencias. Ante semejante torrente de derrotas, algunos aficionados se han apresurado a criticar a Alberto Toril, e incluso los hay que piden su dimisión. Principalmente, aquellos enemigos que se creó el técnico cordobés entre la hinchada merengue por su pública discusión con José Mourinho. Sin embargo, si bien el huracán Mou se ha cobrado ya algunas víctimas, éste no será el caso de Alberto Toril. Pues en el club blanco están convencidos de que no hay mejor entrenador para el Castilla que el que tienen a día de hoy. La continuidad de Toril en el banquillo del filial está más que asegurada, por tanto, independientemente del poco o mucho ruido que puedan hacer algunos.

En la Asamblea de Socios Compromisarios del mismo domingo por la mañana, Florentino Pérez ya se apresuró a calmar las aguas. “El Castilla fue el mejor filial el año pasado, dirigido por Toril, batió el récord de goles de la 83-84. Por eso debemos ser pacientes con el difícil inicio del Castilla. Ha perdido a casi todos sus jugadores y está en transición, pero saldrá adelante seguro”, espetaba entonces el máximo mandatario merengue. Fuera de micrófonos, Goal además pudo constatar de fuentes directas del club blanco que efectivamente esas palabras no son vacuas. En absoluto. La confianza en Toril es total. “Casi no han tenido tiempo de acoplarse. Hay que tener paciencia”, cuentan a Goal. Y hasta Carlo Ancelotti está convencido de que de ninguna manera la destitución de Alberto Toril es un tema abierto a día de hoy en la Casa Blanca. “Es muy buen entrenador. El Castilla cambió a muchos jugadores de gran nivel, porque hoy están con nosotros. El problema está ahí. Pero todo el mundo tiene confianza en el trabajo de Toril, y creo que va a ir a mejor”, espetaba el técnico transalpino en rueda de prensa este mismo martes al ser preguntado por la marcha del filial.

Y Florentino Pérez y Carlo Ancelotti han sido sólo los últimos en demostrarle su total apoyo y confianza al técnico del filial. Antes, el mismo sábado, ya lo habían hecho los propios jugadores del Real Madrid Castilla. En este día concreto, José Rodríguez y Burgui, que fueron los que comparecieron en zona mixta: “El míster tiene cero de culpa en la racha del equipo. Estamos a muerte con él”, vinieron a decir casi al unísono. Alejados de las cámaras y las grabadoras, el sentimiento en el vestuario no se desvía ni un ápice de lo que los dos jóvenes verbalizaban en las entrañas del mismo Alfredo Di Stéfano, según ha podido contrastar Goal. La sensación es que, efectivamente, hace falta tiempo todavía.

No obstante, hablar de Alberto Toril es hacerlo del entrenador referente en La Fábrica. Coordinador de las categorías inferiores, el cordobés aterrizó en el Castilla en enero de 2011. Antes había dirigido ya al Real Madrid C y al Juvenil A, donde conquistó liga, Copa de Campeones, y fue subcampeón de la Copa del Rey de la categoría, sacándole gran partido a una generación dorada con Dani Carvajal, Fernando Pacheco, Álex Fernández, Pablo Sarabia o Álvaro Morata. Ya en el filial blanco logró clasificarlo para los play-off de Segunda B en su primera media temporada. Siendo en la siguiente cuando lograría el ascenso a la Liga Adelante, con un play-off estelar. La temporada pasada, como bien recordaba Florentino Pérez, batió un récord goleador de hace veinte años, siendo el mejor filial de España. Méritos que le han forjado un indudable respeto y un cariño en el fútbol nacional. Y desde luego que no sería el primer ni el último entrenador en la historia de este deporte que es destituido con semejante arraigo en el propio club… pero ése no es hoy el caso de Alberto Toril.



Relacionados