thumbnail Hola,

Se entrenó este miércoles por primera vez con el filial blanco. Se desempeñó como mediocentro defensivo durante la sesión. Falto de rodaje, no se espera que juegue el sábado

El Real Madrid Castilla ya tiene en sus filas a su reciente refuerzo invernal: Carlos Henrique Casemiro. El club merengue cerró la cesión del brasileño procedente del Sao Paulo prácticamente sobre la bocina del cierre del mercado. Aterrizó en la capital española el pasado martes muy de mañana, pero no fue hasta este mismo miércoles que se vistió de corto y se calzó las botas para ejercer como jugador del club merengue sobre el césped, en la sesión de entrenamiento vespertina del filial madridista.

Avalado por su trayectoria en Brasil, Casemiro fue una de las figuras del Campeonato Sudamericano Sub-20 del pasado 2011, habiendo debutado incluso con la selección canarinha absoluta. Un currículum que, aun perteneciendo al Castilla, le ha valido para ser inscrito en la lista de jugadores del primer equipo del Real Madrid para la Champions League cuando no había completado ni un entrenamiento. Un recibimiento el que ha tenido en el club de Concha a todas luces inmejorable.


Y asimismo esperanzador para las aspiraciones del Castilla, por lo que pudo demostrar en su primer día sobre el césped. Y es que Casemiro viene a ejercer una posición que hasta este mes estaba vacante en el filial madridista: la de un mediocentro bregador, mostrándose físicamente imponente, serio en el centro del campo, y contundente en los balones divididos durante el partido que sirvió para finalizar la sesión de entrenamiento. Un perfil que no llegan a cumplir plenamente como tal los Pedro Mosquera, Álex Fernández, Omar Mascarell, Cristian Benavente o José Rodríguez, siendo el primero el que viene a ocupar habitualmente ese rol de mediocentro más retrasado.

Con apenas un único entrenamiento a sus espaldas, el mediocentro brasileño no ha tenido tiempo aún de exhibir su capacidad de incorporarse al ataque desde la medular, como tampoco su característico disparo lejano. A priori, a escasos dos días de visitar el campo del Xerez, no parece que Casemiro llegue a tiempo para debutar con el Castilla este mismo sábado, eso sí. El mediocentro brasileño debe ponerse a tono aún, compenetrarse con sus nuevos compañeros y superar el lógico proceso de adaptación al fútbol español, siendo ésta su primera experiencia lejos de su Brasil natal, y con apenas tres días en España.

Artículos relacionados