thumbnail Hola,

Ayer, tres supuestos aficionados del Racing, le siguieron hasta su casa y le amenazaron. El jugador, que les hizo frente, ha acudido hoy a comisaría a poner la denuncia

El jugador del Racing de Santander Hameur Bouazza, ha denunciado esta mañana junto al delegado del equipo Delfín Calza y una traductora, a los tres aficionados que ayer le persiguieron y acorralaron frente a su casa, tras la derrota ante el Sabadell (0-1).

El ambiente, tras la sexta derrota consecutiva de equipo, estaba muy caldeado. Los jugadores del Racing recibieron insultos de un buen número de hinchas enfadados, teniendo que ser protegidos por un cordón policial.

El jugador francés, de origen argelino, bromeaba al pie del autobús junto a unos amigos. Momentos después, se desplazó con el resto de la plantilla a la ciudad deportiva de La Albericia, donde los jugadores dejan sus coches. Bouazza cogió su vehículo, pero fue perseguido por tres encapuchados que, a las puertas de su casa, le acorralaron y le insultaron.

El jugador ha afirmado que se le acercaron profiriendo “insultos racistas”. Para el extremo, es “increíble que pasen este tipo de cosas después de un partido”, y ha apuntado que aunque sepa “poco español”, entendió los insultos de estos individuos.

Bouazza ha declarado que, a pesar de ya ser objeto de insultos semanas atrás durante un entrenamiento, no siente temor por lo que le puede pasar, aunque sí preocupación por la seguridad de su mujer y su hijo.

El racinguista también aseguró que ni siquiera en París, donde vive en una “zona difícil” de la capital, ni en Inglaterra donde vivió diez años, recuerda haber pasado por una situación como esta.

“He oído que ha sido porque me he reído, pero tampoco me voy a poner a llorar, ya no somos niños”, afirmó.

A pesar de todo, dijo estar “a gusto en Santander” y que ha “firmado por un año y no me quiero marchar”, a la espera de que, tras las fiestas navideñas, se calmen los ánimos.

Artículos relacionados