thumbnail Hola,

La desastrosa defensa mostrada en la primera parte condena a los de Huelva ante un equipo franjiverde que cada jornada se siente más práctico y más fuerte

Los primeros 30 minutos bastaron al líder de la Segunda para recuperar su trono, que momentáneamente había recaído sobre el Villarreal, y seguir con su estelar participación en esta temporada en la Liga Adelante. Tres goles que definen las virtudes de los ilicitanos: presión y velocidad a la hora de atacar, junto a una gran habilidad en la ejecución de las jugadas a balón parado. Es decir, las máximas para triunfar en la división de plata.

La cautela es una de las principales consignas que utilizan los franjiverdes para este curso. Al espectacular arranque de la competición con cinco triunfos consecutivos, levemente frenado tras su última visita a Huesca donde el punto supo a poco, hay que sumarle el hecho de que varios de los posibles candidatos al ascenso, como Sporting, Racing o Hércules, no han iniciado la temporada con garantías. Lo que demuestra que el abanico de equipos para llegar a la máxima categoría es amplio y que la Segunda es una competición traicionera que no respeta la historia de la institución.

El último ascenso del Elche data de la campaña 1988-89, un logro que podría repetirse en este año con los números manejados por los hombres de Fran Escribá pero que pueden esfumarse si el exceso de confianza hace acto de aparición y nada mejor que otro clásico de la categoría de plata para medir las aspiraciones y la racha del club alicantino.

En los últimos diez enfrentamientos entre Elche y Recreativo, los ilicitanos sólo habían vencido en dos ocasiones, ambas en su estadio, siendo el resto de resultados compuestos por dos empates y seis derrotas, dos de las cuales se produjeron durante la anterior campaña.

El Recreativo saltó al campo del Martínez Valero con su polémica equipación suplente que ha levantado tanto malestar entre la hinchada del Decano, una camiseta con lunares blancos sobre fondo rojo que es un cruce entre un diseño de un traje de faralaes y el 'maillot' de la montaña del Tour de Francia. La innovación al servicio del club de fútbol con más tradición e historia de España.

La victoria del Villarreal, minutos antes de comenzar el choque, dejaba al Elche como segundo en la clasificación, un motivo para que el equipo saliera envalentonado, como un torbellino que el siempre veloz Corominas interpretaba con una rauda incursión en el lado derecho para ceder el balón a Fidel, ex del Recreativo, y abrir el marcador a los 2 minutos, el técnico Fran Escribá tenía el idóneo inicio para un entrenador con un tempranero tanto.

El Recreativo reaccionaba a tiempo con varias ocasiones dentro de un encuentro eléctrico con alternativas en ambas porterías por parte de dos equipos voluntariosos y con dinamita en sus ataques, a pesar de que los onubenses llegaban con unos paupérrimos números como visitantes, reflejados en el hecho de que todavía no habían anotado fuera de Huelva.

En el 14', los franjiverdes volvían a anotar. Matamala prolongaba hacia su propia meta un exquisito corner ejecutado por la zurda de Edu Albacar, un futbolista que siempre contribuye a balón parado con sus extraordinarios golpeos y que en este caso permitía a los suyos subir el segundo al electrónico.

A pesar del marcador, las apariciones del Recreativo por las inmediaciones de la meta defendida por Manu Herrera eran constantes, caracterizadas por una preocupante falta de puntería pero con la garantía de tener el control del esférico, a pesar de las notables ausencias, por decisión técnica, en el once presentado por Sergi Barjuan.

Antes de que se llegara a la media hora, una imprecisión en la salida de balón de Manolo Martínez propiciaba la acción favorita de Corominas: robar y tener metros para avanzar que terminaban en un mano a mano que el catalán resolvía con la soltura habitual del ex jugador espanyolista. 3-0

Los onubenses pagaban caro los errores de una defensa nerviosa e imprecisa que daba todo tipo de facilidades a su rival, una zaga incapaz de seguir las marcas y de sacar el esférico con criterio, detalles que habían aprovechado los locales para ponerse con una preciada renta.

El guión no variaba en el segundo acto, los ilicitanos buscaban los contraataques alimentados por la velocidad de sus atacantes. Mientras tanto, los albiazules, hoy de lunares, movían el cuero con criterio hasta la zona de tres cuartos donde el balón cambiaba de signo presa de la falta de profundidad y de llegada de los recreativistas, que eran incapaces de voltear la historia de un duelo que había escrito su crónica en el primer tiempo.

La victoria deja al Elche, de nuevo, al frente de la tabla con 19 puntos. Unos guarismos cercanos a los redondos números conseguidos por el Málaga en la 2007-08, con un pleno de victorias que les llevó a los 21 puntos en 7 jornadas. Si bien, los franjiverdes son conscientes de que el primer puesto es anecdótico ya que de los cinco últimos lideratos a esta altura de temporada, sólo la Real Sociedad, en el curso 2009-10, acabó como primera en la clasificación de la Liga Adelante. Y es que la Segunda es una división muy larga, inesperada y exigente, detalles que conocen los ilicitanos porque llevan mucho tiempo en la división de plata viviendo como un eterno candidato al ascenso.

Artículos relacionados