thumbnail Hola,

El canterano ha sido el protagonista del partido, con dos goles y provocando el penalti que ha servido para doblegar a un valiente rival

Antonio Jesús Vázquez Florido ‘Chuli’, onubense de nacimiento y con pasado periquito ha sido la estrella de un disputado encuentro en el que el Recreativo puso la velocidad y el Murcia la posesión. El joven de 21 años fue el encargado de guiar a su equipo a la victoria, con dos goles, diversas ocasiones salpicadas con multitud de recursos para desquiciar a la zaga rival.

El Recreativo y el Real Murcia llevan tiempo deambulando sin rumbo en la división de plata, la pasada temporada ambos ocuparon los puestos 17º y 18º de la clasificación, una posición peligrosa y alejada de ese objetivo, que comparten con más de la mitad de los equipos de la Liga Adelante, y que no es otro que el de jugar en Primera, situación que no vive el 'Decano' desde la 2008-09 y en el caso de los pimentoneros en la 2007-08.

Cuatro jornadas en un campeonato tan largo no son significativas pero el club de la Condomina ha empezado bien la temporada y ha conseguido encarrilar dos victorias consecutivas, incluyendo un valioso triunfo en el Molinón, que pueden resultar útiles para el resto del curso. Por su parte, los albiazules están mostrando ciertos vicios adquiridos en los últimos años, como la ausencia de gol.

El Real Murcia saltaba sin Kike, su principal artillero en estos primeros momentos de competición, una ausencia que no impedía mostrar un carácter ofensivo de los pimentoneros con una presión a la salida del balón del rival. Aunque fuera Alexander, del Recreativo, quien presentó la candidatura al gol, con un zurdazo seco que golpeaba al larguero a los 4'.

Preámbulo del tanto del canterano Manuel Jesús Vázquez Florido, "Chuli", quien posee el descaro del fútbol andaluz, un arte más propio de la calle que del césped, traducido en un doble recorte con la zurda que le permitió encarar al portero para batirle con la derecha, significando el 1-0 para los hombres de Sergi Barjuan en un inicio de partido muy entretenido que servía para exorcizar viejos problemas con el gol.

El planteamiento atrevido del Murcia, inclinado hacia la portería contraria, permitía a los onubenses robar y tener ocasiones claras gracias a los balones en profundidad, y en carrera, hacia "Chuli", quien convivía como una boya entre los centrales visitantes para agujerear la zaga rival. El 'Decano' empezaba a jugar con el mismo ritmo que utilizaba su técnico cuando se desplazaba por la banda, raudo y veloz.

Los visitantes seguían con los mismos ingredientes: ahogar al rival y dejar varios jugadores por delante del cuero. Unos ingredientes a los que le faltaba una elaboración, una fórmula secreta para que la línea de tres del ataque grana se encontrara en ventaja con el esférico, para así encarar el arco local. Una situación a la que era imposible llegar con centros previsibles y con balones a la espalda de los delanteros.

El Recre seguía martirizando con sus llegadas, un centro desde la derecha permitía poner un balón peligroso que Javi Jiménez rechazaba, para que un atento Chuli, en posición dudosa de fuera de juego, anotara su segunda diana antes del final del primer tiempo, un gol psicológico que rompía la racha de 8 encuentros para los onubenses sin haber anotado dos goles en un mismo partido.

El el segundo acto, el Real Murcia entró en el encuentro gracias al penalti materializado por Javier Matilla a los 55'. A las ideas propuestas en los primeros 45 minutos, se añadían la subida de los laterales, un elemento sorpresa que había permitido la incursión de Mario Marín, otro canterano que brillaba en esta tarde, por el flanco izquierdo hacia el área albiazul donde provocaba la pena máxima.

Los onubenses ya no salían con alegría de su parcela, a excepción de algunas contras que seguían lideradas por el protagonista de la tarde: Chuli. Por su parte, el dominio del Real Murcia era cada vez más patente, con el matiz de que en este segundo acto se finalizaban las jugadas, un desenlace que no había ocurrido al comenzar el duelo.

A los 76' los planes granas se descalabraban, Óscar Sánchez era expulsado al intentar frenar una cabalgada de "Chuli", los once metros volvían a escena, ahora en el área contraria. Jesús Sánchez era el encargado de ejecutar el lanzamiento. 3-1 para los locales y el Colombino respiraba tranquilo.

Aunque la inquietud regresaba, cuando un pase milimétrico de Sául Berjón hacia el argentino Cristian "Ruso" para que el ex de Banfield anotara y acortara en el marcador, 3-2. Los pimentoneros querían presentar batalla, con un jugador menos, para los 10 minutos finales. Saúl y un inspirado Paco Sutil fueron los encargados de intentar igualar un resultado adverso que había tenido a Chuli como principal protagonista, un nuevo ídolo para el Decano del fútbol español que se ha encontrado con el gol gracias a su joven figura.

Relacionados