thumbnail Hola,

Kiko no te hieran por la espalda, vive cara a cara y muere con el pecho ante las balas, ancho como las paredes. No ceses en tu lucha, hay que tirar para adelante siempre de frente. Dale la vuelta a la tortilla. Así cuando saques seguro que no escucharás ese masculino de la cabra tan deprorable y tan poco elegante.

Por Alfonso Loaiza.-

Recordar al gran poeta Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad de la dictadura franquista y conmemorarlo a plena luz democrática es una obligación por parte de nuestro país. El Centenario del nacimiento del poeta Miguel Hernández en 2010 debe convertirse en el año propicio para conocer todo su legado poético.

El 2010 centenario cadista, se trata también del Año Hernandiano y desde aquí, una página deportiva recordaremos unos versos de la elegía del poeta de Orihuela a Lolo, el portero del equipo de su tierra para resaltar que poesía y fútbol están muy ligados. Parafraseado a García Montero: el fútbol es un diálogo entre la realidad y el deseo.

Combinada la brisa en su envoltura/bien, y mejor chutada,/la esfera terrenal de su figura/¡cómo! fue interceptada/por lo pez y fugaz de tu estirada/.Te sorprendió el fotógrafo el momento/más bello de tu historia/deportiva, tumbándote en el viento/para evitar victoria,/y un ventalle de palmas te aireó gloria.

Estos versos bien podrían ser para Íker Casillas, Palop o Valdés. Pero este poema de Miguel Hernández quisiera dedicárselo a una persona que lo está pasando mal y que salió llorando tras el último partido por la incomprensible actitud de nuestra afición cadista insultando como posesos.

Se trata del portero Kiko Casilla. Ese mismo Kiko Casilla que nos sacó del pozo con sus intervenciones en Irún, tumbándose en el viento para evitar la victoria con una estirada fugaz en el infierno de granizo en Irún. El chico, un profesional como la copa de un pino, no se merece este trato.

Ambos son ecos de la mala suerte. Kiko Casilla y el gran Miguel Hernández. Se olvidan las paradas del portero cadista que vino a Segunda B aún teniendo ofertas de Segunda y hasta para el Centenario del poeta de Orihuela que nunca le fue agraciada la suerte, entramos en una crisis galopante.

Como diría el poeta: Kiko no te hieran por la espalda, vive cara a cara y muere con el pecho ante las balas, ancho como las paredes. No ceses en tu lucha, hay que tirar para adelante siempre de frente. Dale la vuelta a la tortilla. Así cuando saques seguro que no escucharás ese masculino de la cabra tan deprorable y tan poco elegante. Carranza se equivocó, pero no me cabe duda de que pronto volverá a corear al unísono el ¡Bien Casilla, Bien Pisha!

EL CORAZÓN CADISTA LATE EN GOAL.COM

Relacionados