thumbnail Hola,

Diego Tristán se está transformando en la esperanza del Cádiz. Lo esperan con las manos abiertas.

Por Alfonso Loaiza.-

Yo creo en el arte. Y pienso que a pesar de que pasen los años, es una cosa como la magia y el instinto, que nunca se pierde, que perdura y siempre, siempre, sigue vigente, desafiando a los límites del tiempo. El arte, es una rebelión contra el destino. Tristán después de estar postergado, parece que retorna, jugó ante el Celta y le cambió la cara al equipo gaditano.- ¡Qué bueno que volviste, Diego!-

Diego Tristán, el que fuera internacional y pichichi de nuestra liga, quiere mostrar en Cádiz sus últimas pinceladas de calidad y brotes de fútbol y goles que aún, sigo creyendo que atesoran sus botas. El sábado pasado volvió, espero que para quedarse. Como en los mejores tiempos, controló el balón en el área, lo amortiguó en su pecho, armó el disparo, y golazo. El primero con la camiseta del Cádiz en Liga, en el momento que más lo necesitaba el equipo amarillo que se veía con la soga al cuello, esa soga al cuello que ha hecho que el cuestionado Javi Gracia diera entrada al bueno de Tristán y cambiara la formación del 4-2-3-1 por el 4-4-1 con la pareja: Ogbeche y Tristán arriba. Rectificar es de sabios.

Diego Tristán nunca va a volver al rendir al mismo nivel que en el Deportivo, ni tiene el cuerpo de Cristiano ni hace sus tres mil abdominales, ni corre como Messi, ni regatea como Iniesta. Pero el gol, el instinto y el olfato como el arte, como la magia, son ejercicios que siempre perviven, subsisten y fluyen en las venas de todos los buenos delanteros. Tristán lleva impregnadas esas características en el ADN del 9, goles, arte y magia, tan de de chirigota, tan de Mágico, tan de Cádiz.

Ante el Elche, el sevillano Tristán quiere confirmar su mejoría. Arte y magia le sobran, goles por ahora, ya llegó el primero, deseamos que de muchos, para bien del Cádiz y del cadismo que como Tristán, aglutina arte por los cuatro costaos. El Cádiz con Tristán de referente debe sacar antes de Navidad los máximos puntos posibles frente al Elche, Las Palmas y Murcia para que las vacaciones sean mágicas y nos dejen a modo de obra de arte, un regalo: un buen fichaje para el centro del campo en el mercado de invierno que nos haga soñar en el año del Centenario en algo más que no sea solamente salvarnos.

Mientras tanto, Diego Tristán con 95 goles en Primera, sueña con ser centenario en nuestro centenario. Ya saben, Ningún artista ve las cosas como son realmente, si lo hiciera no sería un gran artista.

Relacionados