thumbnail Hola,

Forjando a un jugador - La dieta

Goal te trae, de la mano de Gatorade, una serie de capítulos que examinan los puntos clave en el viaje de un futbolista en su proceso de llegar a la profesionalización

La nutrición deportiva es esencial para el desarrollo de cualquier futbolista profesional, pero eso no siempre fue así.

Al llegar al Chelsea en 1996, el delantero italiano Gianluca Vialli se asombró por los hábitos de comer y beber que había en la liga inglesa con un Alan Shearer por ejemplo al que veía comer pollo y frijoles como su comida previa al partido con tanta frecuencia, que se convirtió en su apodo. Otros jugadores no tardaron en copiarle y hasta incluso de consumir carne asada con pudín de Yorkshire.

La aplicación de las ciencias del deporte en el fútbol británico, sin embargo, se remonta a la llegada de Arsene Wenger al Arsenal en 1996, según relata el ex  Gunners, Martin Keown.

"Al principio, estábamos comiendo filetes tan solo unas horas antes del saque inicial y luego, de repente, con la llegada de Arsene Wenger, casi hasta se hacía estar mal visto comer cualquier tipo de carne," dijo Keown a Goal en un evento de Gatorade en Londres.

"Entonces se pasó a comer pescado, verduras, hidratos de carbono…se hizo una dieta siguiendo la ciencia bajo el mandato de Wenger”.

"Con los líquidos, si no teníamos una botella de agua en nuestras manos el entrenador nos gritaba. Él tenía miedo de que los jugadores enfermaran ya que veía que su sistema inmunológico estaba en un nivel muy bajo para ser atletas de alto rendimiento. Así que de repente todo se hizo muy profesional."

El grado en el que los jugadores pueden ser monitorizados en los deportes modernos también ha ayudado a reunir los conocimientos necesario para ver los cambios que se están produciendo en las rutinas de pre y post-partido.

Durante la pretemporada, muchos clubes monitorizan a sus jugadores con equipos digitales y chips colocados en sus camisetas para sacar datos y estadísticas que proporcionan al personal, más información acerca de su comportamiento.

Mientras tanto, los gigantes de bebidas deportivas como Gatorade han ido aún más lejos. A través de vínculos transversales con los equipos de fútbol - incluyendo la selección Brasil - expertos en ciencias del deporte de Gatorade han sido capaces de determinar la cantidad de líquido que cada jugador pierde, lo que necesita recomponer y exactamente qué tipos de líquidos necesita cada jugador sabiendo la cantidad de carbohidratos y electrolitos que utilizan durante el ejercicio.

Un jugador que se ha beneficiado de ello es el futbolista del Tottenham, el centrocampista Paulinho, quien dice que los cambios en la hidratación en lugar de la nutrición, han tenido un efecto positivo en su juego.

"Para mí, no es una cuestión de cambiar la dieta. En general, mi dieta no ha cambiado realmente ", explicó a Goal. "Puedo comer las mismas cosas en casa, sigo yendo a la misma clase de restaurantes. Lo importante ahora es la hidratación específica. Sigo lo que se considera específico para mí para tener un mejor desempeño durante el partido y durante el entrenamiento, y así es como yo uso las técnicas de hidratación para mi beneficio propio”, indica.

"A este respecto Gatorade realmente me ha ayudado hasta ahora. "

Obtenga más información sobre el combustible del fútbol y cómo Gatorade alimenta las experiencias de los jugadores en www.gatoradefootball.com o www.gssiweb.org. #BeUnreal


Relacionados