thumbnail Hola,

Preguntamos a los lectores de Goal por su momento preferido de la Copa del Mundo de 2006 y elegimos la exhibición del galo ante los de Luis Aragonés en la victoria por 3-1

Por Robin Bairner

Antes de ser expulsado en la final contra Italia, se puede decir que la Copa del Mundo de 2006 fue en varios momentos la Copa de Zinedine Zidane.

El hombre que había llevado a Francia a ganar en 1998 volvió a renacer después de un mail inicio y guió a su selección hasta la final de Berlín donde finalmente perderían en una dramática tanda de penaltis ante la selección de Italia.

VISIÓN DESDE FRANCIA
Por Johann Crochet | Goal Francia

Antes del partido frente a España, Francia había tenido muchas dudas. Empataron ante Suiza y Corea del Sur y necesitaban ganar a Togo por dos goles con Zidane sancionado. Lo consiguieron, pero por muy poco.

Este mal comienzo había llenado de escepticismo el partido ante España. Una derrota sería terrible tras los fracasos del Mundial 2002 y la EURO de 2004.

Zidane estuvo fantástico. Primero dando el gol a Vieira y posteriormente con una gran jugada en la que recortó a Puyol para dar el pase a Francia a cuartos de final. Ahí comenzó la resurrección de Zidane, que finalmente llevaría a Francia hasta la final de esa Copa del Mundo.

Mira los mejores momentos de Zidane en One Stadium

Su influencia fue enorme, a pesar de que muchos habían querido retirar al número '10' antes de tiempo. Zidane se echó el equipo a las espaldas, en especial en Hannover, en el encuentro de octavos de final antes España-


Francia había comenzado el encuentro por debajo en el marcador tras un gol de penalti de David Villa, pero Franck Ribery llevaría el empate al marcador poco antes del descanso. En los últimos minutos de encuentro fue cuando apareció Zidane. Primero con un centro medido a la cabeza de Patrick Vieira para el 2-1 y después con un gol solo al alcance de los elegidos para sentenciar el encuentro con el 3-1 final.

Zidane recortó con elegancia a Puyol y batió a Iker Casillas, su compañero en el Real Madrid, por el palo corto. Esa acción para conseguir el 3-1 dejaba claro que Zidane era el mejor jugador de Francia, a pesar de haber cumplido 34 años tan solo tres días antes y cuando ya se sabía que abandonaría el fútbol al terminar el Mundial.

"Zidane estuvo bien todo el partido, se mantuvo bien y en el minuto 89 aún tuvo fuerzas para acelerar y terminar con el partido", dijo Domenech después del encuentro.

Había dudas acerca de Zizou. Francia tuvo un flojo comienzo en la fase de grupos y el jugador tenía algunos problemas físicos, aunque se echó el equipo a la espalda.

Animados por el buen encuentro antes España, Zidane asistiría a Thierry Henry para terminar con Brasil en cuartos de final. En semifinales él se encargaría de lanzar el penalti con el que eliminarían a Portugal.

La despedida de Zidane vendría ante Italia. A pesar de haber marcado el gol de su equipo desde el punto de penalti, esa final se recordará por su cabezazo a Materazzi y la consiguiente expulsión. La imagen de un Zidane triste camino de vestuarios pasando al lado de la Copa del Mundo nunca se olvidará. No es la imagen que merecía uno de los más grandes de la historia el día de su retirada de los campos.

Zidane fue elegido mejor jugador del torneo en una decisión que para algunos fue polémica. Superó a Cannavaro. Aunque de lo que finalmente se hizo una estatua fue del momento de su agresión a Materazzi.

Sería más apropiado recordarlo por ser el hombre que hizo capaz que Francia eliminase a España con una genial actuación.

Echa un vistazo a One Stadium - el socio de Sony para la Copa del Mundo de FIFA - donde se encuentran imágenes de archivo de los mejores momentos.

Mira los mejores momentos de la Copa del Mundo de 2006 en One Stadium