thumbnail Hola,

Hemos preguntado a los lectores de Goal por su momento favorito del Mundial de 1998. El elegido es el fantástico partido del astro francés en la final de Saint Denis

Por Robin Bairner

Resulta irónico que, en una brillante carrera repleta de infinidad de detalles espectaculares, el doblete más importante que lograra Zinedine Zidane llegara tras dos saques de esquina.

Un genio técnicamente, el ex-jugador de Juventus y Real Madrid, será siempre recordado por sus fantásticas voleas y hábiles gestos con la pelota. Sin embargo, el 14 de julio de 1998 llamó a las puertas del Olimpo al hacer los dos primeros goles de la selección francesa en la final del Mundial contra Brasil en París.

VISTO DESDE FRANCIA
Por Johann Crochet | Goal Francia

En Francia, todos recordamos dónde estábamos el 12 de julio de 1998. Tras años de decepciones para Les Bleus a nivel internacional, los dos goles de Zidane fueron una especie de alivio.

Zidane no había tenido un gran torneo. Se perdió dos partidos después de ver una estúpida tarjeta roja frente a Arabia Saudía. Volvió contra Italia, pero no fue hasta el último partido cuando tuvo una gran actuación y consiguió dos goles.

El día después de la final, 1'5 millones de aficionados se congregaron en los Campos Eliseos para celebrar la victoria.

Mira el momento de Zidane en One Stadium

Fue un momento que Les Bleus llevaban tiempo esperando y que, de mano de Michel Platini, tocaron con la yema de los dedos en los 80. No pudo ser más mágico al conseguirlo como locales, con un grupo de jugadores de diferente procedencia que representaron a la Francia más multicultural.

Llegó el equipo de Aime Jacquet a aquel torneo con mucha presión que supieron dejar atrás en la fase de grupos, antes de eliminar a Paraguay, Italia y Croacia en las rondas previas a la gran final, basados en una gran defensa que solo concedió dos goles en todo el Mundial, récord que se mantiene a día de hoy.

Los prolegómenos de la final se alejaron del entorno de los galos, ya que Ronaldo, estrella de Brasil que había marcado 4 goles en el torneo y había asistido en otros tres, sufrió una situación que puso en peligro su participación en el partido decisivo. Y aunque acabó jugando, no pudo ser él mismo y quedó a la sombra de la brillante actuación de Zidane.

En el minuto 27 del partido se abrió la lata. Emmanuel Petit sirvió desde la derecha un córner que Zidane cabeceó a la red. Tras superar en el salto a Leonardo, el jugador por entonces de la Juventus envió el balón lejos del alcance de Claudio Taffarel.

La imagen de Zidane saltando sobre la valla publicitaria con ambos brazos alzados celebrando frente a su hinchada, sigue siendo una de las más grandes de su carrera.

A los 20 minutos de la reanudación, en un córner parecido al primero pero servido por Youri Djorkaeff, Francia puso tierra de por medio. Era el brasileño Dunga quien cubría a Zidane, pero no llegó a su marca antes de que el '10' hiciera su segundo tanto.

Para cuando Petit cerró el marcador con el tercer gol cerca del final, ya era evidente que la Copa del Mundo se quedaría en tierras francesas.

No hay duda de que fue la final de Zidane y, aunque la forma en la que marcó los goles no hacía justicia al 'Zidane Clásico', sirvió para destacar su versatilidad y, de alfuna manera, de resaltar su brillantez.

La nación francesa celebró bajo el Arco del Triunfo el título una tarde de julio, cuando hicieron su particular tributo a Zidane proyectando una imagen suya con el lema 'Merci Zizou!'. Ya era leyenda.

Echa un vistazo a One Stadium -destino futbolístico de Sony, patrocinador oficial de la Copa del Mundo- que alberga imágenes de archivo de cada final moderna.

Mira los mejores momentos del Mundial 1998 en la web de Sony One Stadium.

Encuesta del día

¿Cual fué el mejor momento de la Copa del Mundo de 1998?

Artículos relacionados