thumbnail Hola,

Universidad de Chile, volvió a meterse entre los cuatro mejores del máximo torneo continental, después de dejar en el camino al Flamengo de Adriano, Vager Love y compañía. La U perdió el invicto en tierras chilenas, pero hizo valer el triunfo en el Maracaná para avanzar a una fase que no veía hace 14 años.

El encuentro estuvo plagado de nerviosismo, los azules tenían la ventaja del 2-3 en el Maracaná, pero Flamengo, supo aprovechar algunas falencias de los universitarios en minutos claves y le terminó complicando un encuentro donde las fueras se equipararon y las dudas dieron paso a jugadores que pusieron más ganas que fútbol en ambos elencos. En esa batalla, lo azules pese a perder volvieron a gritar de victoria, en un equipo que quiere entrar en la historia de la U.

PRIMER TIEMPO


El primer tiempo estuvo bastante entretenido, con claras opciones de gol para ambos equipos, un poco mejor los azules, quienes intentaban explotar las bandas con Pepe Rojas por izquierda y los descuelgues por la derecha de Álvaro Fernández, quien acusó un poco el cansancio del ir y venir en los primeros minutos.

Montillo fue quien en los locales estuvo más cerca del gol, con un tiro libre envenenado que controló Bruno y un bombazo al travesaño que el portero del Rubro Negro sólo atinó a mirar como se estremecía su portería.

Por el lado de Flamengo, las mejores llegadas estuvieron al final, con un remate fuerte al palo e Leo Moura, quien literalmente casi bota el arco y el gol de la victoria parcial que llegó en los descuentos.

Adriano, controló un balón en el área, de chilena le pega al arco, pero el balón sale hacia el corazón del área, que era donde estaba precisamente Vagner Love que la clavó de cabeza ante el estéril vuelo de Miguel Pinto a los 47 minutos del primer tiempo.

Desazón e incredulidad había en el equipo de Pelusso, quien durante la semana les había advertido a sus muchachos, que mientras más lejos del área mantuviesen a Adriano y Vagner Love, más serían las esperanzas de mantener la portería en cero, Pelusso, sabe de lo que habla ciertamente, en la primera que tuvieron los "gordos" como les llamó en la semana, lo vacunaron.

SEGUNDO TIEMPO

En la segunda parte llegaron las emociones, ya que  a los 73, llegó la joya de Walter Montillo quien tras una jugada que se inició en el sector derecho junto a Edson Puch, encontró a Montillo que encaró y siguió encarando hasta tener el ángulo de tiro y picársela al portero Bruno que quedaba clavado como una estaca ante el precioso remate de la ´Ardilla`.

Todos en el Santa Laura pensaban que la U estaba asegurando su pase a la fase de los cuatro mejores, pero tan sólo un minuto después, una linda jugada con taco de Adriano, encontró a Leo Moura, el fuera de clase de los cariocas quien volvió a habilitar con otro taconazo a Adriano que definió con la portería a su disposición al minuto 77.

Nadie en el estadio lo podía creer, las caras eran de angustia y la gente comenzaba a pedir el tiempo cuando aún quedaban más de 10 por jugar, pero sobre el final, la expulsión de Williams, le permitió respirar a la U tras agredir a José Contreras que quedaba en el piso sangrando después del codazo de Williams, una torpeza lo del volante de quite del Rubro-Negro.

Finalmente, fue Roberto Silvera, quien con el pitazo final decretó el pase de los azules a la instancia de los cuatro mejores desde la época de Marcelo Salas, Leo Rodríguez y compañía, quienes quedaron en el camino del River Plate de Ramón Díaz, en una polémica semifinal, quizás ahora, la historia sea diferente, la U se lo merece.

Toda la Copa Libertadores en su Zona Exclusiva

Artículos relacionados