thumbnail Hola,

La extraordinaria historia del colapso de los "pececillos" a manos de Portugal en la Copa Mundial de 1996 en el último capítulo de la serie del extraordinario poder de creer

Es justo decir que gran parte de lo que el equipo de Corea del Norte sufrió fuera de la cancha en 1966 les enervaba. A pesar de que no mostraron ninguna señal de nervios en sus partidos de la fase de grupos (el más destacado de los cuales fue su sorprendente derrota ante los italianos), la adulación que recibían de los fans en el noreste de Inglaterra, donde jugaron sus primeros tres partidos en el Ayresome Park de Middlesbrough, dejó a algunos jugadores un tanto desconcertados.

Un desconcierto que creció cuando se mudaron a un refugio para monjes, cerca de Liverpool, antes de su cuarto enfrentamiento de la fase grupos ante Portugal, que tendría lugar en Goodison Park. Viniendo de un país estrictamente secular, donde se rendía culto al querido líder Kim Il - Sung, se decía que los jugadores de Corea del Norte estaban asustados por el simbolismo relijioso que impregnaba sus habitaciones.

Había cruces, imágenes de Jesús, imágenes religiosas. Esto algo completamente desconocido para los jugadores de Corea del Norte en aquella época.

Había cruces, imágenes de Jesús, imágenes religiosas. Esto era algo completamente desconocido para los jugadores de Corea del Norte ", comentó el portavoz del equipo años más tarde. En la noche antes del enfrentamiento con Portugal, algunos jugadores dijeron haber tenido pesadillas sobre lo que habían visto, y más dificultades para tener una buena noche de descanso. Otros tomaron las fotos y los crucifijos y los pusieron boca abajo para que no tuvieran que mirarlos.

En aquel famoso partido, Corea del Norte marcaba un sorprendente 3-0 contra los portugueses antes de que se viera el virtuoso despliegue de Eusebio para darle la vuelta al marcador y pasar a ver a una selección lusa que ganaba 5-3. Una explicación a este hecho es que los coreanos no descansaron adecuadamente la noche anterior, que simplemente se quedaron sin fuerzas después de un despliegue impresionante en los primeros compases. Algo más probable es que los coreanos eran tácticamente ingenuos y pensaban que ganando 3-0 todo estaba hecho, pero en Eusebio se encontraron con un futbolista que era simplemente el mejor.

Únete a la conversación acerca de las historias increíbles del poder de creer en el #startbelieving o para obtener más información visita PUMA: http://www.puma.com/footballclub

Artículos relacionados