thumbnail Hola,

El Real Madrid no había podido eliminar aún al Barcelona en una eliminatoria a doble partido jugando la ida en casa. El equipo blanco le tiene tomada la medida en duelos directos

Real Madrid y Barcelona se vieron las caras este martes en el partido de vuelta de las semifinales de Copa del Rey. Un partido vibrante y emocionante como pocos en el mundo, y donde estaba en juego media vida para el equipo blanco por estar desahuciado en Liga, además del pase a la final del torneo del KO. Todo ello, dentro también de una eliminatoria que planteaba un curioso reto al Real Madrid de José Mourinho en su particular duelo contra el Barcelona.

Y es que desde que llegara el técnico de Setúbal a Concha Espina se habían medido varias veces, en todas las competiciones posibles, y con resultados de toda índole: victorias blancas, blaugranas, empates, partidos únicos, eliminatorias a doble partido, finales, títulos para los merengues y para los culés. Sin embargo, a este Real Madrid le quedaba la asignatura pendiente de poder eliminar al Barcelona en una eliminatoria a doble vuelta, jugando la ida en el Santiago Bernabéu.

Con estos mismos condicionantes, el cuadro que entrena Mourinho había claudicado anteriormente ante los blaugranas en las semifinales de Champions 2010-11, en la Supercopa 2011, y en la Copa del Rey 2011-12. Habiendo resultado campeón en la eliminatoria de Supercopa 2012, donde el partido de ida se había jugado en casa del Barcelona, campeón de Copa.

Tuvo que llegar esta semifinal de Copa del Rey para que el Real Madrid de Mourinho rompiera ese particular maleficio en la historia de los Clásicos, con un partido inconmensurable de los blancos. Hasta fácil resultó la victoria y el pase a la final. Asimismo, con esta victoria, el Real Madrid consigue mantenerse como el rey de las finales de Copa, con dos más que el Barcelona tras esta eliminatoria.

Artículos relacionados