thumbnail Hola,

El portugués ha dado un paso al frente para intentar disputar de tú a tú el Balón de Oro al atacante blaugrana, justo cuando su equipo se enfrenta a una situación más crítica

REPORTAJE ESPECIAL
Por Adrián Boullosa

El científico Albert Einstein aseguró que "la crisis es el mayor sinónimo de oportunidad". El físico alemán dio varias claves que se pueden emplear en la actualidad, pero seguro que no pensaba que un jugador procedente de Madeira, casi un siglo después, se grabaría a fuego esa idea para seguir mejorando.

Que Cristiano Ronaldo vive por y para superarse a sí mismo y a los demás no es ningún secreto. Es de ese tipo de ganadores que cuando escuchan que "lo importante es participar" esbozan una sonrisa irónica. Para el luso, el fútbol es un trabajo en el sentido estricto de la palabra desde que saltó del Nacional para deslumbrar en las categorías inferiores del Sporting de Lisboa.

Aurelio Pereira, su mentor, lo explicaba así en una entrevista exclusiva concedida a Goal.com: “El talento de Cristiano Ronaldo con 11 años a la hora de tratar la pelota era fantástico, su predisposición era indiscutible, pero sobre todo su temperamento y voluntad era lo que más destacaba”.

Precisamente ha sido ese carácter indomable y no siempre bien entendido el que ha conseguido que el delantero del Real Madrid aguante el pulso ante su antagonista por excelencia en el fútbol contemporáneo. Y es que tener como rival a Leo Messi representa el mayor de los desafíos posibles cuando hay un balón de por medio.

"Para mí, Cristiano Ronaldo es el mejor jugador
del mundo"


- Pepe, defensa del Real Madrid

Cualquiera hubiera acabado con una camisa de fuerza en la lucha futbolística cuerpo a cuerpo con el astro argentino, que se ha encargado de pulverizar la mayor parte de los registros marcados hasta ahora con solo 25 años. Ni el récord de goles de Gerd Müller, ni el de tantos culés en Liga del mítico delantero blaugrana César, ni siquiera los tres Balones de Oro logrados de forma consecutiva por Platini han soportado el pulso a través del tiempo lanzado por "La Pulga". Solo la gesta 'maradoniana' en el Mundial de México 86 parece resistir los envites del rosarino...

Sin embargo, Cristiano no ha necesitado libros de autoayuda ni psicólogos para superar la frustración que supone quedar a las puertas del Balón de Oro durante cuatro años consecutivos y ver cómo el mundo del fútbol se rinde ante su gran rival...

CR7, CADA DÍA MEJOR
 Por Alberto Piñero | Corresponsal Real Madrid

"Ronaldo es el clásico futbolista que nunca sabes si ha llegado ya a su tope y en este 2013 ha vuelto a superarse. Es el mejor jugador blanco y el que mejor está, prácticamente el único pilar de este moribundo equipo. Y lejos de esconderse, hoy Ronaldo es todavía más influyente, más participativo, más hambriento, más comprometido con el equipo y el club. Y a ello hay que sumarle un olfato goleador afinado como nunca".
"Me encantaría ganar el Balón de Oro, pero la vida no acaba si no gano, no va a afectar mínimamente en mi manera de ser", aseguró justo antes de conocer el fallo de la última edición del galardón, y ha cumplido su palabra con creces.

En plena debacle del Real Madrid en Liga y con la Champions como última salvación, Cristiano ha mutado en un jugador que aporta más al colectivo, olvidándose de su lucimiento personal y arrimando el hombro cuando las cosas no salen. Y eso, curiosamente, también ha repercutido en su duelo particular con Messi...

El cara a cara particular en 2013 habla por sí solo: el atacante madridista está por delante no solo en goles marcados, sino también en influencia: Messi disfruta en un Barcelona obsesionado con destrozar todos los registros en la competición doméstica y CR7 hace todo lo que puede en un equipo sin rumbo en Liga que ha hipotecado todas sus opciones de éxito a la Champions League.

Barcelona     LIONEL   
    MESSI   
14 15 CRISTIANO
RONALDO
Real Madrid

12 LIGA BBVA 10
2 COPA DEL REY 3
0 CHAMPIONS LEAGUE
1
0     SELECCIÓN    1
     En vídeo | Así jugaron
BARCELONA 2-1 SEVILLA
  DEPORTIVO 1-2 REAL MADRID


En definitiva, el luso actúa como el líder natural. Sin imposiciones, sin los malos gestos de antaño, sin un ápice de chulería y sin los rastros de aquel egocentrismo que le reportó cierta antipatía por parte de la afición neutral.

Incluso, y esto no entraba en ninguna de las quinielas, Cristiano ha asumido la función de mediador dentro del vestuario. Ante la evidencia de que la relación entre Mourinho y algunos jugadores importantes no se encuentra en su mejor momento, el "7" se ha convertido en una pieza fundamental a nivel de cohesión en plena tempestad, lejos de "clanes portugueses" y "conspiradores anti-Mourinho".

Ahora, el jugador de 28 años se enfrenta al reto de medirse por enésima vez a Messi y al Barcelona, esta vez para buscar una plaza en la final de la Copa del Rey. El luso ya ha demostrado que es capaz de hacer mucho daño a su máximo rival, como demostró en la final de la Copa del Rey de 2011 o en el Clásico del Camp Nou al inicio de la presente temporada que acabó dejando a los catalanes sin Supercopa a la postre.

Solo el fútbol dirá si al final obtiene el premio que merece, pero lo que resulta evidente es que el futbolista del Real Madrid merece todos los elogios por soportar estoicamente un mano a mano que será recordado con el paso de las décadas ante uno de los mejores jugadores de la historia. Porque, y parafraseando de nuevo a Einstein, Cristiano "debe buscar lo que es y no lo que cree que debería ser".

Sigue a Adrián Boullosa en Follow adrianboullosa on Twitter

Artículos relacionados