thumbnail Hola,

El central del Betis asegura que el delantero atlético se mofó de él tras la acción desafortunada del gol

Antonio Amaya no vivió este jueves una buena noche. Su falta de entendimiento con Casto le sirvió en bandeja a Diego Costa un gol con el que el Atlético sentenció la eliminatoria. Del brasileño, con el que se las tuvo durante el partido, no tiene buena opinión como persona.

Lo ha dejado muy claro el central del Betis este viernes en Cope Sevilla, donde ha manifestado sin tapujos lo que piensa de él en otros aspectos: "Fue muy agradecido. Me dijo que gracias por haberle regalado el gol. Hay que tener la sangre muy fría para no irte hacia él y si no me agarran lo mato. Así fue, pero bueno. Eso es evitable. Te calientas con una entrada fuerte en el campo, pero eso dice mucho de él como persona porque no tiene corazón. Fallará mil ocasiones y jamás se me ocurriría decirle eso a un contrario, que es una falta de respeto grande. Él marca el gol por una falta de entendimiento y tiene la poca vergüenza de decir eso. Quitando eso es un gran jugador y uno de los delanteros más en forma".

Amaya reconoce que durante el encuentro, y aún más después del golpe que Diego le dio a Perquis en la ida, estuvo demasiado pendiente del brasileño: "Es un jugador bravo, vemos que se pega con los centrales, y a mí solo hay que tocarme las palmas para que me caliente como una moto. Es un delantero muy bueno, pero le fallan cosas que hace dentro del campo. Es un delantero al que si le entras fuerte te entra fuerte, sabemos que se puede calentar, buscarse una amarilla pronto. Él se lo tomó como que íbamos a por él, pero es él quien lo inició todo, hablando y encarándose con Perquis desde el comienzo. Es verdad que yo estaba más pendiente de que viniera. La eliminatoria estaba lejos, yo nada más que quería balones divididos con él. Pero son lances del partido, uno está caliente en esos momentos y todo queda ahí", añadió.

Artículos relacionados