thumbnail Hola,

Los de Tito Vilanova sacaron el 2-2 en el partido de ida ante el Málaga en el Camp Nou. Echando un vistazo a la historia, el resultado no favorece al equipo culé

A nadie le gusta empatar y menos cuando tienes el encuentro amarrado y el rival termina por igualarte en tu propia casa. Esta es la historia del Barça en esta Copa del Rey cuando los de Manuel Pellegrini lograron sacar un marcador que desfavorece claramente al conjunto catalán.

La historia no miente, a los culés se les atragantan los empates y han sufrido sus consecuencias en dos ocasiones, donde quedaron eliminados. El primero fue en la temporada 1934-35 cuando el Levante sacó también un 2-2 y en el partido de vuelta se volvió a dar marcador en igualdad, el 1-1 que eliminó a los azulgranas. La segunda ocasión fue varios años después en el curso 1988-89, el Camp Nou vio cómo el Barça empataba a 3 goles con el Atlético de Madrid pero en el Vicente Calderón cayó por 4-0 en el encuentro de vuelta.

La última vez que el Barça empató en el partido de ida y que superó la vuelta fue en la temporada 2010-11 con Pep Guardiola. En el Camp Nou el encuentro terminó sin goles, pero una semana después el corto empate de 1-1 en San Mamés dio el pase a los blaugranas, casi de milagro. Así que quien espere este jueves un partido fácil, es casi seguro que se equivocará, el equipo de Tito, que será dirigido por Jordi Roura necesita al menos un empate a partir de 3-3 para clasificarse a la semifinal, pero también un resultado como 0-1, 0-2, 1-3 y 1-4 les sirve para pasar a la siguiente ronda.

Decir hoy que los culés son optimistas porque ya han ganado al equipo andaluz en otros años con estos resultados sería también caer en un error. El Málaga de antes no era el de hoy e incluso se puede afirmar que los malaguistas no son los mismos de hace dos semanas cuando fueron apabullados por los catalanes en La Rosaleda en la jornada liguera correspondiente.  Lo demostraron en el primer partido de Copa, habían aprendido la lección y no estaban dispuestos a dejarse vencer nuevamente.

De sacar el resultado, el Barcelona se vería las caras con el Real Madrid en la semifinal, un asalto nada fácil, muy a pesar de las condiciones actuales de los merengues que por mucho no dejan de ser un constante peligro. De ser eliminados ante el Málaga, sin duda se desmoronaría un sueño que el equipo blaugrana ha construidoo después de un arranque de temporada tan asombroso.

Artículos relacionados