thumbnail Hola,

El luso tuvo que sufrir los pitos de buena parte de la afición cuando le presentaron desde megafonía. También hubo aplausos. Casillas se llevó la mayor ovación al inicio del choque

El Real Madrid recibía este miércoles al Celta de Vigo en el partido de vuelta de la Copa del Rey con una duda flotando en el ambiente: cómo recibiría el Santiago Bernabéu a los suyos, y en especial a José Mourinho. Y es que en el partido ante la Real Sociedad de este pasado domingo se vivió una situación inédita en el club blanco desde que llegara el técnico de Setúbal a Concha Espina, pues cuando fue nombrado por el speaker, el respetable le dedicó una sonora pitada al entrenador madridista.

En aquel partido, Mourinho decidió darle la alternativa a Antonio Adán en la portería, uno de los mayores motivos por los que el Bernabéu pitó a su entrenador. Esta vez, con Iker Casillas como guardameta titular, los pitos menguaron. No desaparecieron del todo, pero sí que fueron menos que el pasado domingo.

Y es que al anunciar las alineaciones desde la megafonía, el público del coliseo merengue reaccionó con algo más parsimonia que hace apenas tres días antes. El técnico se llevó una sonora pitada de parte del respetable, aunque no es menos cierto que también hubo quien aplaudió al técnico de Setúbal.

Todo lo contrario que cuando fue presentado Iker Casillas, que se llevó una gran ovación unánime por parte de todo el Santiago Bernabéu. Su nombre fue además coreado por todo el coliseo blanco antes de que comenzara el partido también.

Artículos relacionados