Espanyol 0-3 Sevilla: Los andaluces confirman su pase

Un Espanyol con 10 por una expulsión injusta a Javi López cae en su casa contra un Sevilla que paso muy pocos apuros

El Sevilla llegaba hoy a Barcelona para confirmar el pase a octavos de final de la Copa del Rey gracias a una victoria en su casa por 3-1, y así fue. El Espanyol salió con mucha presión en el inicio de partido, pero poco a poco se fue apagando y el Sevilla no sufría nada en el campo para aguantar el empate, es más, en los primeros 45 minutos ya ganaba por 0-2.

La primera parte no tuvo mucha historia, el Espanyol salió fuerte para intentar marcar un gol tempranero y meterse en la eliminatoria, pero el Sevilla aguantó bien las primeras embestidas del equipo catalán y poco a poco se fueron haciendo con el balón. La posesión estaba muy igualada al principio y ningún equipo creaba ocasiones de peligro, hasta que Babá, en el minuto 25, provocaba un penalti que ni siquiera fue dentro del área ni hubo contacto suficiente, pero el árbitro no lo vio así y expulsó a Javi López. El penalti fue marcado por Perotti engañando a Kiko Casilla y sin hacer mucho el Sevilla se colocaba por delante en el marcador.

Con este gol, el Espanyol ya perdía toda opción de pasar y en el minuto 31 Wakaso, con amarilla desde el minuto 7, fue sustituido por Víctor Sánchez. El Sevilla cada vez estaba más asentado en el campo y Botía busco en el minuto 38 otro penalti, pero esta vez Clos Gómez no picó y saco tarjeta amarilla al ex del Sporting. Parecía que el resultado iba a quedar así al menos hasta el descanso, pero en el último minuto, en una contra rápida del Sevilla, Jesús Navas hizo un pase atrás y Rakitic batió a Kiko Casilla. Sin hacer nada especial el Sevilla sentenciaba la eliminatoria y se iba al descanso con un resultado a favor de 0-2.

La segunda parte fue un auténtico monólogo del equipo andaluz. Recién iniciada la segunda mitad, Babá metía el tercer gol de chilena después de un error defensivo de Héctor Moreno imperdonable. A partir del tercer gol, el Sevilla se dedicó a tener el control del balón e ir creando ocasiones, pero Kiko Casilla las sacaba como podía, la más clara un remate de Babá que se quedo solo ante un portero casi vendido pero que consiguió detener para evitar el cuarto gol.

Con los cambios en el centro del campo, el Sevilla dejó de atacar con tanta insistencia y fue dejando que los minutos pasaran. El Espanyol parecía que en algún momento buscaba marcar el gol del honor, pero la defensa del Sevilla estaba segura en el campo y ni Longo, ni Stuani, ni Verdú pudieron pasar por ahí. Hasta el final del partido, el Sevilla tuvo un par de ocasiones, pero ninguna clara. El partido finalmente acabó y el Sevilla aseguraba su pase a octavos con un partido más sencillo de lo esperado por el equipo sevillano.