thumbnail Hola,

El coliseo merengue apludió al técnico madridista, como es costumbre, pese a los dos últimos tropiezos y a que dijo esperar una bronca del respetable

La Copa del Rey, normalmente incómoda para los grandes equipos, llegó en el mejor momento posible para el Real Madrid. Y es que después de dos tropiezos consecutivos ante Manchester City y Betis, el 1-4 de la ida ante el Alcoyano convertía el encuentro de este martes en poco menos que un trámite: un remanso de paz para el madridismo en tiempos convulsos.

En la rueda de prensa de este lunes, previa al encuentro copero, José Mourinho dijo esperar la bronca del Santiago Bernabéu por los malos resultados, eso sí. Y es más, reconoció que lo entedería y lo aceptaría. Sin embargo, el recibimiento del coliseo blanco no fue muy distinto al de otros partidos. Ni mejor ni peor que otros días.

Pocos minutos antes del inicio del partido, el speaker del Santiago Bernabéu cantó el once inicial que había dibujado José Mourinho, lleno de novedades por otra parte, y nadie quedó señalado por el coliseo blanco. Nada de abucheos, pitos ni broncas. Es más, incluso cuando nombraron al propio técnico madridista, se escucharon los mismos aplausos que siempre brinda el respetable al entrenador de Setúbal.

Artículos relacionados