thumbnail Hola,

Karim Benzema, Kaká, una pegada descomunal y las claves del Alcoyano 1-4 Real Madrid

El equipo de José Mourinho, que no botó ni un corner y remató menos que su rival, se aferra a su palmaria capacidad goleadora para solventar la eliminatoria

El Madrid, aferrado a una pegada descomunal, fue capaz de imponerse a un Alcoyano valiente, que en ningún momento desfalleció a la hora de buscar la portería de Adán. No fue un buen partido de los de José Mourinho, que basaron su victoria en una efectividad palmaria. Ni siquiera botó un solo corner el Madrid en un partido en el que la diferencia en las áreas evidenció la distancia entre uno de los equipos más poderosos del mundo y un aguerrido y voluntarioso equipo de Segunda B.

1. Pegada


 El dinero en el fútbol compra gol, y eso lo evidenció el Madrid en apenas dos zarpazos. Había salido con pujanza el equipo local, que en apenas cinco minutos había botado cuatro corners, no obstante, el equipo blanco hizo gala de su descomunal pegada para decantar un partido en el que no hizo alardes futbolísticos. Dos bofetones de Benzemá y Kaká en la primera mitad en los únicos disparos del Madrid a puerta en la primera mitad cerraron un partido en el que el mazo fue la principal diferencia..



2. Seriedad en el juego aéreo


 Una de las asignaturas pendientes del Madrid en el inicio de la temporada ha sido la defensa de las jugadas de estrategia, donde ha encajado goles ante Valencia, Getafe y Ajax. En Alcoy, el equipo blanco tuvo que afrontar la defensa de casi una decena de saques de esquina, que no revistieron gran peligro para la portería de Adán. Aunque la defensa tuvo algún pasaje puntual de dudas, la defensa de los balones parados fue solventada sin problemas por el equipo de Mourinho..


3. Sin lugar para las sorpresas


 Parecen lejanos aquellos tiempos en los que la Copa del Rey era terreno abonado para las sorpresas. El sistema a único partido, y el soslayo con el que los grandes miraban a la competición del K.O. permitió gestas que hoy en día se antojan irrepetibles. Tanto Real Madrid como Barcelona, hacen gala a día de hoy de una voracidad sin límites que no contempla concesiones en la Copa. “No hemos venido a bromear. No hemos querido entrar en la historia en lo negativo, como ha hecho el Madrid en otras ocasiones en esta competición”, declaró Mourinho tras el partido.


4. José Rodríguez como noticia


 José Mourinho hizo debutar a José Rodríguez, un futbolista de una planta descomunal, de 17 años y perteneciente al Real Madrid C, que rubricó con un golazo una noche de ensueño para el. El manager madridista lo halagó en rueda de prensa alabando las cualidades de un jugador llamado a tener recorrido dentro del fútbol español. De familia de futbolistas, sus dos hermanos también se dedican a este deporte profesionalmente, el canterazo se mostró emocionado por su gol pero con los pies en la tierra, destacando la victoria del equipo por encima de un gol que aderezó un estreno soñado.


5. Los marginales responden de manera dispar


 Algunos de los jugadores menos habituales del Real Madrid tuvieron su oportunidad ante el Alcoyano. El rendimiento mostrado fue dispar. Respondieron bien Adán o Albiol, muy serios pese a no contar con apenas oportunidades el primero y realizar su debut oficial esta temporada el segundo. No corrió la misma suerte Carvalho, quien también disputó sus primeros minutos en el curso. El central portugués estuvo descolocado, fuera de ritmo, y quedó retratado en diversas ocasiones que mostraron a las claras que ya está para poco, o muy poco.

Artículos relacionados