thumbnail Hola,

Athletic: Las claves por las que perdió la final

En un abrir y cerrar de ojos, el conjunto bilbaino se vio sin opciones frente a un Barcelona que en ningún momento permitió opción de réplica

ANÁLISIS

16 días después de la dura derrota en la final de la Europa League frente al Atlético de Madrid, el Athletic volvía a tener la opción de levantar un título. No obstante, el Fútbol Club Barcelona pasó, como un rodillo, por encima del conjunto bilbaino, que en ningún momento plantó cara a su rival. Repasamos las cinco claves por las que los de Bielsa cayeron anoche:

1. Caraja inicial

El Athletic vio cómo el famoso lema de 'Carajo' pasó a ser 'caraja' en los primeros instantes del partido. Los chicos de Bielsa entraron dormidos al partido, como ya les sucediera, dos semanas antes, en la final de Bucarest. Antes de los dos minutos de juego, Pedro aprovechaba un mal despeje dentro del área para cazar un disparo y batir por bajo a Gorka. Una losa demasiado pesada de levantar.

2. No hubo reacción

Pedro, Leo Messi y de nuevo Pedro. Entre los tres goles del Barcelona, en apenas 25 minutos de partido, el Athletic no supo reaccionar de ninguna manera. Todo lo demostrado durante la gran temporada que han completado los pupilos de Bielsa, quedó en agua de borrajas anoche. Los rojiblancos encajaron los tres tantos como un boxeador que recibe tres ganchos seguidos, sin opción de súplica.


Pedro y Messi | Entre ambos condenaron al Athletic en apenas 15 minutos de juego

3. ¿Dónde estaba Ander Herrera?

El centrocampista del Athletic es fundamental en la medular. Él es quien organiza el juego del equipo, quien distribuye, quien debe mandar si los de Bielsa quieren dominar un encuentro. Ayer no fue de la partida y su equipo lo notó. Lleva tiempo arrastrando una incómoda y dolorosa lesión que le ha hecho dosificar para estar en este partido. ¿Para qué? Bielsa optó por retrasar a Muniain e introducir a Ibai Gómez, tratando de buscar una alternativa que de ninguna manera resultó efectiva. Ander entró en el descanso, demasiado tarde para cosa buena.

4. Cambios tardíos

Los jugadores no supieron reaccionar en el verde y Marcelo Bielsa tampoco supo hacerlo en la banda. Era evidente que algo fallaba. El Barcelona dominaba sin oposición. El Athletic, por su parte, corría detrás de la pelota y se limitaba a ser espectador de lujo de un nuevo título de Guardiola. No hay forma de explicar la tardanza en los relevos, así como tampoco se entiende que, mediada la segunda parte, el técnico rosarino retirara del césped a Fernando Llorente, la referencia en ataque de los rojiblancos.

5. El rival

Quizá sea la única manera de asumir la inapelable derrota: tener en cuenta la entidad del rival. El Fútbol Club Barcelona, el mejor equipo de los últimos años, cerraba un ciclo en el Vicente Calderón. Lo hicieron a su manera y en apenas 15 minutos ya habían sentenciado el partido. Un equipo para el recuerdo, sin duda.


Sigue a Miguel Churruca en Follow adrianboullosa on Twitter

Artículos relacionados