thumbnail Hola,

El ambiente en el estadio que recibe la Final de Copa del Rey está pintado de rojiblanco por la enorme cantidad de seguidores del Athletic.

El Vicente Calderón se ha convertido en una sucursal de Bilbao. Simplemente con ver hacia la grada se puede notar la gran mayoría de seguidores del Athletic, quienes desde antes de comenzar el partido, eran los encargados de poner el ambiente en Madrid.

El partido comenzó y la superioridad en número y emoción de los bilbaínos, opacó a la escasa afición blaugrana presente en el Calderón. Los hinchas coreaban a su equipo y estaban por demás emocionados por vivir la segunda final de esta temporada.

Todo era algarabía y júbilo en la gradería hasta el momento en que los once jugadores blaugrana comenzaron con el espectáculo de fútbol y goles. La gran afición rojiblanca calló y los pocos aficionados catalanes comenzaron a ser quienes explotaban en felicidad.

Artículos relacionados