thumbnail Hola,
Toquero The Boss: Una Liga de traca

Toquero The Boss: Una Liga de traca

Getty

Nuestro particular analista hace un resumen de cómo ha sido esta Liga BBVA 2013/14

Llegados al final de la Liga 2013-2014, no queda otra opción y echar la vista hacia atrás para analizar un poco como ha ido la cosa. Así, a bote pronto, se puede decir que ha sido más emocionante que el último capítulo de Breaking Bad (sin spoilers, podéis estar tranquilos). Tanto en el título de liga como  en el descenso nada se decidió hasta la última jornada y eso es de agradecer.

Evidentemente en primer lugar hay que mencionar al Atlético de Madrid. La temporada se iniciaba con los dos únicos aspirantes de siempre al título: Barça y Madrid. Los Rajoy y Rubalcaba del fútbol (caen igual de mal además, creo yo), que no contaron con la aparición de un tercero en discordia y lo acabaron pagando caro; vamos, como si en las elecciones europeas va y gana el Partido Irreverente Surrealista (cuyo logo es una cabra atada a tres globos, un partido deliciosamente real). Y además qué modo de ganar la Liga, en el Camp Nou y remontando un gol de Alexis. El Barça ganando una Liga con gol de Alexis, esa podría ser perfectamente una promesa electoral del Partido Irreverente Surrealista, ahora que lo pienso. Por su parte, Barça y Madrid se han ido hundiendo poco a poco. Al Madrid al menos aún le queda la opción de la Décima, pero lo único que el Barça puede celebrar ya es que Zubizarreta dimita, algo que se me antoja más difícil que ver a Belén Esteban leyendo a Dostoievski.
En la parte baja de la clasificación el asunto también ha estado agitado.

Finalmente han descendido Betis (cuyo escudo aparece ahora en las enciclopedias al lado de la entrada sobre la Ley de Murphy), Valladolid y Osasuna. Equipos como el Getafe y el Granada coquetearon con el descenso hasta el último segundo, pero han logrado el objetivo de permanecer en Primera para satisfacción de la afición granadina y los dieciséis aficionados del Getafe conocidos actualmente. El descenso siempre me ha parecido lo más jodido de todo final de temporada y nunca me ha gustado bromear acerca de ello, así que simplemente ánimo a los que han bajado y a intentar regresar el año que viene.

La temporada también merece ciertas menciones especiales. El Sevilla, con un Dios croata al frente, ha demostrado otra vez que las finales no se juegan, se ganan. Ojalá aprenda esta valiosa elección mi Athletic, que ha hecho un Liga acojonante (disculpen el vocabulario, me ha salido la vena bilbaína); si se pasa la previa, el año que viene ver al Athletic en Champions puede ser la mayor gloria para el mundo del fútbol desde que Materazzi se retiró.  También quiero destacar al Celta y su excelente temporada, a la curiosa bipolaridad del Rayo (expresada gráficamente por la calva de Paco Jémez y las melenas de Larrivey), el gran regreso del Villarreal a Primera (a pesar de que Marcelino se ha destapado como el Gargamel de la Liga, quejica y enfadado con el mundo) y la esperpéntica temporada de los árbitros españoles en general, que en varias ocasiones han demostrado ser más malos que Cruela de Vil.

En fin amigos y amigas, espero que hayáis disfrutado tanto como yo esta Liga de emociones, lágrimas, goles, fallos, risas y Twitter. Pero esto no ha acabado, por delante tenemos una final de Champions League y todo un Mundial. Como cuando te despiertas en medio de la noche, miras el despertador y ves que aún te quedan varias horas para dormir antes de despertarte. Una sensación incomparable. ¡Hasta la semana que viene, be happy!

Relacionados