thumbnail Hola,
La columna de Toquero_theboss: Premiando a diestro y siniestro

La columna de Toquero_theboss: Premiando a diestro y siniestro

Lionel Messi con su cuarto Balón de Oro / Getty

Nuestro particular columnista, cansado del Balón de Oro, ha decidido entregar unos galardones un tanto peculiares

Mucho se ha hablado estas últimas semanas de quien se merece el próximo galardón del Balón de Oro. Los goles de Cristiano Ronaldo, la lesión de Leo Messi, Blatter y su imitación al más puro estilo Chiquito de la Calzada, el apoyo de Zidane a Franck Ribery… vamos, que se ha convertido en ‘trending topic’ del periodismo deportivo. Evidentemente, el Balón de Oro responde tanto a criterios deportivos como criterios de marketing, todos sabemos que el afán lucrativo de la FIFA es parecido al de Daniel Levy cuando negociaba la venda de Gareth Bale al Madrid: desmedido. Como siempre, quiero aportar mi granito de arena, así que voy a proponer a la FIFA algún premio nuevo que dar a partir de la temporada que viene. Seguramente me ignorarán como Rajoy a los periodistas que acuden a sus ruedas de prensa, pero por intentarlo no pasa nada:

  • Balón de Agua: premio para el mejor piscinero de la temporada, un reconocimiento a todos esos cracks que cuando entran dentro del área creen que juegan a waterpolo y no a fútbol.
  • BaRon con Cola: premio al futbolista profesional que haya pasado más horas de discoteca en discoteca y tiro porque me toca. Evidentemente, el mítico Guti sería el encargado de dar el trofeo al vencedor.
  • Balón de Platino: premio que se debería dar automáticamente a todos esos jugadores que han demostrado una fidelidad sin fisuras a su club a lo largo de los años. Ryan Giggs, Javier Zanetti, Carles Puyol… héroes del fútbol cada vez más difíciles de encontrar.
  • Micrófono de Oro: premio para el entrenador protagonista de la rajada más grande en rueda de prensa después de un partido. Paco Jémez y Miroslav Djukic, duelo de titanes.
  • Silbato de Oro: no, no se trata de un premio para el mejor árbitro del mundo, sino que sería un premio para aquel árbitro que consiga recibir un mayor número de insultos en un mismo partido. Quizás me equivoco, pero creo que la actuación de Muñiz Fernández en Elche tendría bastantes opciones de ganar.
  • Balón de BlackBerry: reconocimiento a la peor inversión del año, como en su día los 25 millones de euros que el Barça pagó por Chygrynsky. Jugada maestra donde las haya.
  • Bocazas of the year: las chorradas que sueltan los periodistas deportivos pasan con total impunidad, así que es imprescindible un premio que deje retratada su incompetencia. Supongo que después de varios años, el premio pasaría a llamarse ‘Roncero of the year’.
  • Navaja de oro: no nos engañemos, a todo el mundo le gusta cuando se forma una tangana durante un partido (sin llegar a los extremos de la final de Copa del Rey Athletic – Barça del 84, pelea que inspiró a la película ‘300’). Por eso mismo, reconocer al jugador más ‘kinki’ del panorama mundial sería divertido, aunque no sería lo mejor tener a los nominados juntos cuando se anunciara el ganador (Joey Barton, Diego Costa y Pepe en una misma habitación, apocalíptico).
  • Ego de Oro: los egos de la mayoría de futbolistas son más grandes que Australia, pero sobradas del tipo “El árbitro vio mi cuerpo, se puso celoso y me amonestó”, de Mario Balotelli, merecen un reconocimiento público. Y una palmadita en la espalda.

Pues estas son mis propuestas. Estoy seguro que al señor Blatter le encantarán, ya hemos visto lo simpático y dicharachero que está últimamente. Señores de la FIFA, si leen esto y me hacen caso, acuérdense de mí en sus discursos. ¡Feliz semana a todos, amigos!

Artículos relacionados