thumbnail Hola,

Nuestra particular 'leyenda' de Twitter regresa a Goal con una sección cargada de humor

El argot futbolístico tiene expresiones fantásticas tales como “menudo pepinazo” (chut de gran potencia), “esta defensa es un coladero” (seguro que la habréis escuchado cuando Coentrao es titular) o “¡Árbitro, ***** de **** en tu ****, *******!” (un clásico universal). Una de las más recientemente añadidas es la de “hacer un Guardiola”, que más o menos significa cogerte un tiempo libre indefinidamente avisando con poca antelación para aprender alemán y firmar un contrato con más ceros que el expediente académico de Belén Esteban. Pues bien, exceptuando lo del contrato millonario y lo de aprender alemán (chúpate esa, Merkel), Toquero_theboss también se apuntó a la moda de “hacer un Guardiola”… pero he vuelto. Semanalmente desde esta columna voy a analizar lo que ha dado de sí la semana futbolística, así que vamos a intentar echarnos unas risas (o llorar en el intento).

Este fin de semana pasado quedó marcado por la remontada in extremis del Madrid, que se ha abonado a la épica cual Aragorn en la batalla del Abismo de Helm. Hay que reconocer que el Madrid aún no tiene a Bale, que se sigue tomando las cosas con calma el tío, pero sí tiene a Morata. Teniendo en cuenta el odio del Bernabéu hacia Benzema (que a ver, costó 35 escasos millones de euros solo, no exijamos tanto al chaval), me da a mí que Morata va a ser en breves el 9 del Madrid. Y más le vale a Ancelotti contentar de algún modo al aficionado merengue, porque se viene oliendo ya una campaña contra esta simpático entrenador con cara de latin lover (para algunos, la culpa sigue siendo de Pellegrini, no digo más).

El otro gran tema de la semana ha sido la posible llamada de la Selección a Diego Costa, delantero hispano-brasileño de gran puntería disparando a gol y disparando lapos en caras ajenas. Si me preguntáis mi opinión, yo estoy a favor de su convocatoria. España es una selección de juego exquisito, pero amigos míos, imaginaos que se lía una tangana en el Mundial contra Alemania, Costa de Marfil o Argentina… de esa no sale vivo ni uno de la Roja. Ahí entra en juego el gran Diego Costa, que aparte de ser un gran delantero, es de esos en los que puedes confiar cuando la cosa se pone fea. Porque por muy buenos pases que dé Xavi o muy buenos regates que haga Silva, no los veo yo encarándose con Mario Gómez, Drogba o Ezequiel Garay y salir bien parados. Pero eso sí, si finalmente es convocado, espero que Telecinco haga un reality show de la convivencia entre él y Ramos, que creo que será divertido de ver.

Por último, no podía acabar mi primera columna sin mencionar al nuevo San Mamés. Con un gol aún por construir, ya se nota que el campo ha mantenido la magia del antiguo estadio. La gente sigue amando por encima de todo al Athletic… y a Toquero. El domingo pasado, cuando Toquero entró en el campo a mediados de la segunda mitad, el aplauso fue ensordecedor, y hay rumores de que se pudo escuchar nítidamente de Bangkok a Houston. Y de Bangkok a Houston espero que se propague este artículo, el primero de muchos, y que me permitáis robaros 5 minutos cada semana para leer mis tonterías. Se acabó lo de “hacer un Guardiola”, es hora de “hacer un Toquero”.