Edu Polo: La cabeza con Alemania, el corazón con Lionel Messi

Nuestro columnista analiza el papel que están realizando en el Mundial los germanos y la estrella de la Albiceleste
Edu Polo
 Goal.com
Síguelo en
 
Periodista, FC Barcelona, Cadena SER

Debo confesar que sufrí viendo el Alemania - Argelia, como si fuera un partido en el que jugara mi equipo. Y la verdad es que sería una gran noticia que gane el Mundial la selección germana. Ya de vuelta a casa tras tres semanas en Curitiba y con la selección española eliminada, la Copa del Mundo desde el sofá se ve con una perspectiva diferente. Emoción, partidos intensos, goles y espectáculo no faltan, pero buen fútbol, la verdad, estamos viendo muy poco.

Los románticos del fútbol de toque, del tiki taca, del estilo que ha llevado al Barça y a la selección a reinar en el mundo entero, no pasamos por una buena época. El ciclo azulgrana ha terminado, la selección ha fracasado en el Mundial y el Bayern de Guardiola sucumbió ante el fútbol directo del Real Madrid. Parece que ahora se impone otro fútbol distinto, más físico, más directo, en el que el contragolpe gana protagonismo y ahora se pone de moda jugar con tres centrales. Por eso, a los románticos del otro estilo sólo nos queda aferrarnos a la vía germana.

El partido ante Argelia no es el mejor ejemplo, pero da gusto ver jugar al equipo de Joachim Low. Me gusta ver a Neuer jugar más de líbero que de portero, a Lahm en el mediocentro dando continuidad al ‘invento’ de Guardiola o a Muller actuando de falso nueve con una movilidad increíble por delante de un ejército de medios que abusan de la posesión hasta aburrir al rival. Alemania es, sin ninguna duda, la selección que mejor fútbol propone de largo y prácticamente la única que apuesta por el mismo estilo que llevó a España a lo más alto hace cuatro años o del que hemos disfrutado durante unas cuantas temporadas en el Camp Nou. Por eso, por el bien del fútbol que aprecio, espero que se cumpla aquello que decía Gary Lineker de que el fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y siempre gana Alemania. Sería una gran noticia la victoria de Low frente a las apuestas mucho más rácanas de Scolari o Sabella, por ejemplo.

Y si la cabeza me pide que gane Alemania, el corazón va con Messi. Leo merece ganar un Mundial y enterrar así definitivamente la eterna comparación con Diego Armando Maradona. Messi es el mejor del mundo de largo y ganar un Mundial en Brasil lo elevaría definitivamente al ‘Olimpo’ hasta ahora reservado para Di Stéfano, Pelé, Cruyff y el propio Maradona. Pasaría a ser un miembro de pleno derecho de ese selecto club y lucharía ya para ser considerado incluso el mejor jugador de la historia. Por ello, pese a que la apuesta de Sabella no me convence, ver a Messi levantar la Copa del Mundo en Maracaná sería una grandísima alegría.

Por último, un apunte sobre el arrepentimiento de Luis Suárez. Es muy triste que llegue una semana después, por escrito y parece que como sugerencia del Barça para poder realizar el fichaje. Habría sido mucho más elegante pedir perdón en caliente, después del partido, en lugar de negar la evidencia como hizo. El comunicado llega demasiado tarde y es muy poco creíble, parece más un gesto de cara a la galería que un perdón sincero. Nadie duda de su potencial futbolístico, pero tengo mis dudas de si es buena para el vestuario del Barça la llegada de un jugador con ese historial. El tiempo lo dirá.