thumbnail Hola,

Nuestro columnista analiza la construcción del nuevo Barcelona por parte de Luis Enrique y los hombres clave en este proceso

Edu Polo
 Goal.com
Síguelo en
 
Periodista, FC Barcelona, Cadena SER

Llevo ya unos días en Curitiba, Brasil, la sede de la selección española en el Mundial 2014. Y desde aquí sigo con atención las noticias que llegan cada día desde Barcelona, sobre la construcción del nuevo Barça de Luis Enrique. Dejando a un lado los ochocientos nombres de futuribles que han aparecido estos días en la prensa, tengo muy claras dos cosas, el nuevo Barça va a ser muy distinto al de Martino, pero también al de Guardiola, y de momento el proyecto deja demasiados interrogantes sin respuesta.

Además de repescar a Deulofeu y de fichar a Ter Stegen para cubrir la salida de Valdés, los dos primeros refuerzos de Luis Enrique son muy significativos: Rafinha y Rakitic, dos jugadores con un perfil muy distinto a los medios de los que ya dispone la plantilla azulgrana. Su incoporación es una apuesta valiente, decidida y la mejor prueba de que Luis Enrique tiene las ideas muy claras. Su fútbol también se basa en la posesión, pero es más directo y vertical del que estamos acostumbrados a ver en el Camp Nou, de ahí que Rafinha y Ratikic encajen perfectamente en la libreta del asturiano. Luis Enrique no va a disimular sobre su estilo de juego y va a apostar por él desde el primer minuto, aunque a algunos puristas nos cueste más aceptar que el Barça abandona el guión de las últimas temporadas, especialmente el trazado por Pep Guardiola.

Habituados al Barça de Xavi e Iniesta, que han marcado la pauta de las últimas temporadas, hay que estar preparados para un nuevo estilo. Porque un equipo en el que jueguen como interiores Rafinha y Rakitic va ser muy distinto del que estábamos habituados con Xavi e Iniesta. Un nuevo estilo, eso no quiere decir que sea mejor ni peor, pero sí que será distinto. De la habilidad de Luis Enrique dependerá que el nuevo ‘software’ encaje rápido o la transición sea más lenta y le cueste más al equipo adaptarse a la nueva forma de jugar. Pero viendo los primeros movimientos que está haciendo, da la sensación de que el asturiano tiene las ideas muy claras, no le tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones y va ser fiel a sus ideas y principios. Nada que ver con el Tata Martino.

El nuevo proyecto, en cambio, deja todavía demasiadas dudas sobre el futuro de algunos futbolistas. A mí me sigue preocupando especialmente el caso de Xavi Hernández, a mi juicio un futbolista aún imprescindible para el Barça, aunque da la sensación de que le están invitando a marcharse. Creo que Luis Enrique cometería su primer gran error si prescinde de Xavi, un jugador que posiblemente ya no esté para rendir como antes durante setenta partidos al año, pero que aún puede jugar un papel en este Barça mucho más importante de lo que la gente piensa.

Pero el caso de Xavi no es el único. Jugadores como Pedrito, Alves o Alexis aún no saben si van a continuar en el Barça la próxima temporada. Creo que a estas alturas la mayoría deberían tener claro su futuro, pero en especial algún caso como por ejemplo el de Pedrito. El otro día el canario admitió que no sabe si seguirá la próxima temporada. Maltratado por Martino, en la selección está recobrando la confianza y Luis Enrique debería ponerse en contacto con él lo antes posible para decirle cuál va a ser su papel en el nuevo Barça.

Artículos relacionados